Artículo sobre Per en la revista sueco-finlandesa Yle (1a parte)

És un fanático de la música. Ha vivido y respirado música desde que era un niño. Además es el único artista que ha sido capaz de mantener tres carreras diferentes al mismo tiempo y tener éxito con las tres.

Empezó con Gyllene Tider y cuando dan sus conciertos de regreso llenan los grandes estadios al mejor estilo Springsteen.

Junto con Marie Fredriksson convirtió a Roxette más grande que a los mismísimos Abba en USA. El dúo consiguió cuatro canciones en el primer puesto de la lista de singles. Y a lo largo de los años, como artista en solitario, nos ha dado muchos clásicos pop en sueco.

Pero nada ha venido gratis. Per ha sido increíblemente obstinado y no ha desistido a la primera. Y el interés por la música empezó pronto. Antes de cumplir 10 años ya tenía en su colección 100 discos.

-Si, es un poco embarazoso pero tenía la mayor colección en mi entorno, desvela Gessle cuando quedamos una tarde en Estocolmo para hablar de su música, vida y carrera.

Muchos de los discos los compraba a su hermano, que era siete años mayor, y a menudo sin dinero para tabaco. Entonces Per aprovechaba para hacer sus primeras inversiones en música. Y no eran discos cualquiera.

Y fue una suerte que su hermano tuviese buen gusto por la música. En el estante de los discos había Lovin’ Spoonful, Yardbirds e iconos de los 60. Y Per aclara que fue a través de los discos que consiguió sus primeras experiencias con el sonido. Ganaba algo de dinero repartiendo el periódico los sábados.

-Quedé enganchado a la música muy pronto. Tenía 8 años cuando escuché el álbum blanco de The Beatles y el “Blonde in blonde” de Bob Dylan. Además conseguí grandes experiencias con ciertos sonidos como por ejemplo la guitarra en Dizzy Miss Lizzy de The Beatles, o en “End of the day” de The Kinks. Tocabas esos sonidos una y otra vez y suelo decir que quiero crear música que quiera escuchar una y otra vez.

Y ciertamente Per Gessle ha grabado muchísimos hits. Roxette ha vendido 70 millones de discos. Ha construido un enorme imperio de la música y al mismo tiempo el dinero por los derechos han ido a parar a alguna de las compañías que posee.

Pero el principio no fue fácil. En 1978 grabó Gyllene Tider un disco auto costeado que enviaron a todas las discográficas. La mayoría respondió con una negativa. Entre ellos estaban grandes de la historia de la música sueca como Anders Burman, Stikkan Andersson, Björn & Benny, por nombrar algunos. Per Gessle ha guardado muchas de las cartas y están enmarcadas y colgadas en el museo de Roxette en el hotel de Gessle, Tylösand.

Pero en EMI estaba Kjell Andersson que pensaba que había algo especial en el grupo de Halmstad. Él les dio la posibilidad de grabar algunas canciones en el propio estudio de la compañía y paulatinamente llegó el momento de grabar el primer álbum. Pero cuando estaban en el estudio nadie tenía idea de que iba a ser un éxito.

-Creo que todos nosotros estábamos en xoc por haber conseguido un contrato discográfico. Estábamos en Estocolmo y vivíamos en un hotel desierto y todo era con bajo presupuesto. Íbamos en metro a Skärmarbrink donde grabábamos en el estudio pequeño de EMI en el que nadie más quería trabajar. Recuerdo que cada día llegábamos al hotel y escuchábamos lo que habíamos hecho y sonaba fantástico, mágico, pero no imaginábamos que iba a ser un gran éxito.

Cuando Per Gessle tenía 17 años consiguió un trabajo como trovador con un amigo en la administración de Halmstad. Iban por las residencias de abuelos y hospitales tocando y cantando para gente mayor. El repertorio era una mezcla de “Drömmen Moisés Elin”, “Svarte Rudolf”, “Streets of London”, pero también tocaban clásicos.

-Seguro que éramos los únicos trovadores en todo el país contratados a tiempo completo, dice Gessle riendo del recuerdo y de repente recuerda una anécdota especial.

Cada semana recibían una lista con los lugares que debían visitar. Un día tenían que ir al hospital de Halmstad/Långvården. Era un nuevo lugar para ellos, nadie los recibió pero ellos sacaron las guitarras y empezaron a tocar. Probablemente pensaron que era un poco raro ya que en la gran sala solo había dos camas y las personas que había en ella no hacían caso de los jóvenes trovadores.

-Estabamos pasando entre las camas tocando “Proud Mary” cuando entró una enfermera preguntando qué hacíamos allí. En ese momento uno de los pacientes se sentó en la cama mirándonos y la enfermera quedó en xoc. Resultó que habíamos ido al lugar equivocado y que en esa sala estaban dos pacientes que llevaban mucho tiempo en coma, explica Gessle.

La enfermera estaba exaltada, los trovadores salieron rápidamente de la sala y un equipo médico entró para constatar y había ocurrido un milagro con uno de los pacientes.

-Fue el destino que quiso que estuviésemos nosotros allí y esto es una prueba de la fuerza que tiene la música, dice Per Gessle.

 

https://svenska.yle.fi/artikel/2017/07/26/gessle-var-kommunalt-anstalld-trubadur-och-vackte-folk-ur-koma

Entrevista a Per en el Hallandsposten

Per Gessle cierra el círculo dorado en el Brottet.

En realidad él no da entrevistas durante la gira “En vacker kväll”. Pero hace una excepción para Sommarhalland y ante el concierto en Halmstad, en el Brottet el 11 de agosto.

Per explica que no habla para conservar la voz, para no gastarla.

-Así que intentó mantenerme callado tanto como sea posible entre los conciertos. Con Roxette era diferente porque Marie cantaba la mitad de las canciones. Pero aquí… Por ello hay también mucho jengibre fresco y agua de miel.

Per le ha puesto a la gira el nombre de “selfie musical”.

Pero también es la primera vez durante sus casi cuatro décadas en el negocio que toca canciones de sus tres carreras artísticas: Gyllene Tider, Roxette y en solitario.

Con un toque acústico y diferente a través de la pedal steel de Ola Gustafsson y el violín de Malin-My wall.

-Ha sido muy divertido poder atacar las canciones de una nueva forma. Lo más difícil ha sido encontrar el equilibrio. Quiero decir, es una banda de ocho músicos y no hay ningún músico que se cruce con otro. Y aunque no haya sombreros de Nashville, el disco ha sido claramente coloreado con ello, explica Gessle refiriéndose al disco “En vacker natt”.

-Así que así como hemos hecho esto por nosotros, para inyectar nueva sangre musical, también lo hemos hecho por nuestros fans que nos siguen fielmente.

Per también ha teñido canciones para escoger. Unas mil tiene registradas en Stim. Cuando empezó la selección para la gira, tenía escogidas 70, que después se quedó en 27-28.

-Ciertamente quedó muy “matador” para acabar en un concierto de una hora cincuenta y cinco minutos. En realidad no me gustan conciertos de más de una hora y media pero sin embargo no parece tan largo ya que se necesita espacio para lo acústico y lo tranquilo.

Pero alguna que otra perla inesperada también está en el setlist. Como “Honung och guld” de Gyllene Tider y sus propias canciones “Vilket håll du än går” y “Spegelboll”.

-Iban bien en el setlist. Teníamos muchas de este tipo, pero no se pueden tocar cinco, seis canciones de estas en una gira así,  al aire libre con un público con ganas de fiesta. Probamos varias, como “Revolver upp” y “Vandrar i ett sommarregn” de Gyllene Tider o “Big L.” y “Perfect day” de Roxette. Pero no eran necesarias. Pasó lo mismo con el disco de este otoño “En vacker dag”, probamos algunas canciones del disco pero no parecían adecuadas.

Cuando la gira llegue a Halmstad el 11 de agosto habrá dado 14 de un total de 21 conciertos desde la premier delante de 8000 personas en el Sofiero de Helsinborg a principios de julio.

Así que va todo como un guante para Per, Christoffer Lundquist (guitarra), Clarence Öfwerman (teclados), Magnus Börjesson (bajo), Helena Josefsson (voces), y los nuevos Ola Gustafsson, Malin-my wall y Andreas Dahlbäck (batería). O…?

-Yo suelo decir que se tarda unos 40 conciertos antes de que quede realmente bien, cuando está todo realmente en su sitio, ríe Per.

Ademas hay un viejo conocido como técnico de sonido, Alar Suurna, que estaba en los primeros discos de Roxette.

-Alar es muy bueno con el sonido, sobretodo en lo atañe a las voces. Así que también ha pensado en cómo suena, qué hay que quitar y qué necesita completarse, nunca hemos trabajado asi

-Pero es difícil eso. Antes de conocer los límites, debes rebasarlos, ir demasiado lejos y cometer errores. Sino no sabes lo que funciona y lo que no en directo.

Por eso cada concierto es único dependiendo del día, hora, ambiente, tiempo, la claridad del día y de si es un festival o un concierto normal.

-Si, se puede enfocar el concierto hacía muchas diferentes direcciones. Y si es un festival es un set más corto. Entonces podemos quitar cuatro, cinco canciones, quizá alguien se une y entonces intentamos encontrar también un nuevo final.

-Pero solemos empezar un poco lento, un poco relajado para después dar la tanda de hits al final. Porque parece innecesario volver a bajar la energía una vez la has construido.

Después de miles de conciertos por el mundo naturalmente él se ha vuelto más seguro y ha encontrado la rutina.

Mucho ha cambiado desde las primeras giras con Gyllene Tider a principios de los 80. Entonces no había teléfonos móviles, tablets, gps para encontrar los lugares de los conciertos o Spotify.

-No, y ahora no existe el motel Esso, el walkman Sony o las cabinas de teléfonos, sonríe Per.

Pero también muchas cosas son igual.

-Si, es la misma espera de 22 horas en las dos horas en el escenario. Y tocamos a las 21, la prueba de sonido es a las 16 y la cena a las 17.

Pero no creo que Per haga nada durante sus ratos libres entre los conciertos.

-No, escucho mucha música, escribo canciones y hago nuevos programas de radio para Nordic Rox. Así que no hay descanso.

Pero sin embargo su aportación como invitado en Mix Megapol cinco días a la semana está pregrabado.

-Si, solo presento una canción propia y una canción que me gusta. Lo grabamos todo en mayo en unas horas así que no estoy allí cada día…

Hace 14 años que Per Gessle tocó por última vez en el Brottet, con la gira Mazarin en 2003… Desde entonces ha tocado en Örjans Vall (su gira en solitario “En händig man” en 2007 y Roxette 2015) así como Marknadsplatsen (Gyllene Tider en 2004 y 2013, y Roxette en 2010).

-Tocar en casa siempre es especial porque es aquí donde estamos, especialmente en los veranos, echamos un ojo al hotel (Hotel Tylösand, del que Per y su mujer Åsa son copropietarios) y es a Halmstad donde vamos después de los conciertos si no está muy lejos. Y Brottet es algo totalmente diferente, mucho más bonito.

 

http://www.hallandsposten.se/nyheter/halland/gessle-sluter-den-gyllene-cirkeln-på-platsen-för-brottet-1.4458801

 

 

Entrevista a Per en la revista sueca Gate Report

Un bonito día con Per Gessle.

Más hits de los que se pueden contar, más de 1000 canciones registradas en STIM y uno de nuestros artistas de más éxito tanto en Suecia como internacionalmente. Per Gessle ha logrado más de lo que jamás se ha atrevido a soñar. Ahora está de actualidad con nuevo disco, gira de verano y un nuevo disco en septiembre. Gate Report ha charlado con el músico en su hotel en Tylösand sobre la importancia de las letras y si sigue siendo igual de divertido.

Los que éramos jóvenes a principios de los 80 nunca olvidaremos la banda de chicos que cantaba la canción pegadiza con la letra un poco desafiante sobre las presentadoras de TV. O todos los otros grandes hits que han tenido Gyllene Tider a lo largo de los años. La banda empezó en 1977 como Grape Rock, más tarde cambió el nombre a Gyllene Tider y pronto se convirtieron en una de las bandas pop más populares de Suecia.

-Habíamos dado 6 conciertos delante del público cuando fuimos número uno en la lista de ventas. Fue algo muy grande. Pasamos de la pequeña Harplinge a Estocolmo muy rápido, explica Per Gessle.

-¿Cómo se lleva un éxito tan grande cuando se es tan joven?

-todos en la banda veníamos de hogares bastante estables, así que en el fondo probablemente teníamos seguridad. Sencillamente no dimos mala fama, todo el tiempo mantuvimos una base en Halmstad.

Él empezó a dedicarse a la música a una edad temprana y el éxito llegó tan rápido que nunca ha pensado realmente en dedicarse a otra cosa.

-Me metí en esto ya que estar en una banda era lo más divertido que conocía. En una especie de entusiasmo juvenil que solo tienes una vez en la vida se sentía como algo natural saltarse la escuela. Las notas bajaron porque nunca iba a clase. Pero no me afectaba.

El interés por la música nació del espíritu que había por aquel entonces y a través de su hermano Bengt, siete años mayor que él, que escuchaba música de los 60. No puede recordar algún ejemplo en concreto de ese tiempo.

-En ese momento gustaban todas las bandas pop que llevaban flequillo largo, dice él riendo. Y está claro que yo escuchaba David Bowie, Blondie, Tom Petty y toda la ola powerpop que había a finales de los 70.

Per Gessle recuerda una de sus grandes experiencias en la música: “Dizzy miss lizzy” de The Beatles, que estaba en la cara b del single Yesterday.

-A todo el mundo le gustaba Yesterday, pero a mi no. Me encantaba el sonido de la guitarra en “Dizzy Miss Lizzy”, aún me encanta. Hay una especie de magnetismo en ciertas partes de algunas canciones que puedo recuperar y escuchar una y otra vez, las veces que haga falta, explica él.

Quedamos con Per Gessle un día soleado y ventoso en el Hotel Tylösand, a unos kilómetros a las afueras de Halmstad. El día había empezado pronto con una ruta en bicicleta desde casa en Solna hasta el aeropuerto de Bromma para volar a Halmstad. Unas horas más tarde nos encontramos el fotógrafo y yo en el bonito hotel junto a la playa y con vistas al mar. Per Gessle tomó las riendas junto con el hombre de negocios Björn Nordstrand hace 20 años. A la pregunta de porque compró un hotel, la respuesta es corta.

-Sencillamente estaba en venta.

Desde que lo cogieron ha habido algunos cambios y hoy se encuentra aquí un hotel moderno con spa en dos pisos además de la galería Tres Hombres Art. Las paredes están cubiertas de arte moderno y bonitas fotografías y en la entrada espaciosa hay grandes esculturas que saltan a la vista.

Per Gessle da una impresión relajada y no notamos ningún indicio de que este día una agenda apretada con muchas entrevistas. Él responde tranquilamente a las preguntas y nos da la sensación de poder estar charlando tanto tiempo como queramos.

Cuando  do hablamos sobre escribir canciones, nos entretiene con el significado de las letras. Primero enfatiza que las letras quedan más reflexivas en los discos en solitario y si las canciones son en sueco. Pero si pensamos en el último disco de Gyllene Tider de 2013, también está enfocado en las letras. Y él se refiere que incluso es muy cuidadoso y reflexivo cuando escribe en inglés.

-Las letras las llevo en mi corazón, independientemente del idioma o de si soy yo en solitario, es Gyllene Tider o Roxette, constata él. Quizá muchos piensan que algunas de mis canciones contienen “rimas graciosas”, pero el hecho es que dedico mucho tiempo a ellas y están muy trabajadas.

Per Gessle siempre canta material compuesto por él.

-Por la sencilla razón que primero y ante todo escribo canciones, dice él.

En Abril sacó Per Gessle el cd en solitario “En vacker natt”. Han pasado diez años desde su último disco en solitario. Ya en otoño llega la continuación, “En vacker dag”. Que quedaran dos discos con la separación de solo unos meses, depende de que tenía demasiado material para solo uno. Así que quedaron dos.

-Uno puede preguntarse porque grabo discos cuando hay tan poca gente que se preocupa por los discos. En Suecia estamos enormemente “spotifeados”.

Los cds están hechos a la antigua con la idea de cómo se ve la portada y como se presenta la escogida de canciones. Es así como siempre se ha trabajado y así va a seguir en el futuro.

-Pienso que es bastante aburrido cuando la música se convierte solo en sonido que sale de un teléfono móvil.

-Este verano hay gira con música de toda su carrera artística. Cuando hablamos del futuro, nuevos proyectos y de si después de todos estos años sigue siendo igual de divertido, él sonríe y responde:

-Lo que se diferencia de antes es que ya no tengo tanta presión. Ahora intento hacer cosas en mis propias condiciones y una cosa después de otra.

Siempre hay nuevos proyectos en marcha. Y él dice que casi es más divertido ahora que ya no necesita demostrar nada.

-Si pasas por un éxito como el que tuvimos nosotros con Roxette, te creas un nivel de ambición alto y te exiges mucho. Ahora lo hago por mi. Y debe ser divertido.

Per Gessle ha dado una vuelta a su carrera artística entre tocar en solitario y en bandas con Gyllene Tider así como Roxette con Marie Fredriksson. le es difícil responder cual ha sido más divertido.

-Cada vez que toco con Gyllene Tider, es lo más divertido que conozco. Podemos tocar las canciones con los ojos cerrados. Es una banda competente y sabemos hacerlo.

También se sintió a gusto trabajando junto con otra cantante como Marie Fredriksson.

-Ella es una cantante muy hábil y puede hacer que mis canciones sean mejor de lo que realmente son, dice él sonriendo.

Él quiere decir que ha sido necesario de  vez en cuando hacer pausas de trabajar duro con otros. Poder hacer sus propias cosas ocasionalmente.

-Ninguna banda formada por varias personas creativas sobrevive durante mucho tiempo. Todos quieren conseguir un lugar con su creatividad y eso lleva a conflictos.

Marie Fredriksson pensaba por ejemplo que tocaban demasiado poco blues, un estilo de música que a Per Gessle no le gustaba. Solucionaron el problema haciendo ella sus discos en solitario y él haciendo la música más pop con Gyllene Tider.

-Las canciones más pop de los tiempos de Roxette las hacia yo en sueco y las grababa con Gyllene Tider.

En realidad no le interesan demasiadas cosas a parte de la música. El arte es en cualquier caso uno. Como ya hemos dicho hay una galería en el hotel, y Per Gessle se implica y decide que exposiciones tendrán lugar durante el verano.

-A veces veo películas. Pero a menudo la dejo a la mitad porque me viene alguna idea para una canción. Ayer grabé cuatro tonadillas en en mi teléfono al mismo tiempo que estaba mirando una película.

El artista tiene también un gran interés por los coches y tiene una colección de varios objetos únicos. Cuando entramos en el tema, él responde que todo es un malentendido.

-No estoy loco por los coches de la manera como se describe. Es el diseño lo que me interesa. Si vas conmigo por la calle y señalas un coche, no estés tan seguro de que yo sepa la marca del coche.

Antes de terminar la entrevista, Per Gessle confiesa su debilidad por el hockey tradicional.

-Soy hábil en el Stiga Pro Hockey Electric, dice él con una gran sonrisa. Tengo varios juegos en casa. Y los negros son los mejores, son más rápidos.

Cuando la familia se va de vacaciones siempre hay un juego de hockey en el equipaje.

-Enseño al personal del hotel todas las reglas y dejo el juego nos vamos. Suelen agradecerlo, dice él riendo, antes de decir adiós y dirigirse al siguiente punto de la agenda del día.

 

Per Gessle

Crónica en el Aftonbladet del concierto de Per en Helsingborg

Helsingborg (4 de 5)

Público: 8.385

Duración: 105 minutos

Lo mejor: “Ljudet av ett annat hjärta” y “Varmt igen”

Lo peor: el juego de palabras “he escrito canciones durante 40 años, lo cual es un poco extraño ya que solo tengo 33 años.”

Así de bien fue el comienzo de gira de Per Gessle en Helsingborg.

Los que habían esperado una noche de verano llena de hits, Per Gessle dio lo que deseaban. Pero son los pequeños refinamientos y la banda brillante lo que hace realmente el show.

Per Gessle describió esta gira como “un selfie musical”. Con el show “En vacker kväll” la idea es por primera vez ir de gira en verano tocando canciones tanto de su carrera en solitario como de Gyllene Tider y Roxette. Ahora que Roxette ya no es una banda de giras, el rey del pop de Halland siente que puede hacerlo.

Que habría muchos hits podía preverse de antemano y quedó confirmado en la premier “secreta” en Tylösand la semana pasada. Pero cuando realmente empieza la gira, en un parque de Skåne con una agradable temperatura, es una actuación completamente diferente.

El concepto de salir de gira y tocar viejas canciones conocidas una vez más es emocionante, pero cuando Per saca la pólvora más explosiva de su catálogo plagado de éxito, es difícil defenderse. Además él lo hace de manera inteligente, e introduce pequeños detalles por sorpresa, como algunas frases de la vieja canción de Anne-Lie Rydé “Segla på ett moln” escrita por Gessle o la balada de Gyllene Tider “Honung och gula” nunca antes tocada en directo. Sobretodo deja que la banda de siete músicos talentosos tomen protagonismo y le den vueltas de manera divertida a las canciones conocidas. A menudo algunas canciones llegan libres en forma de garaje power pop y cuando Per y Christoffer Lundquist añaden a la tercera guitarra a un as como Ola Gustafsson, cruje todo.

Las canciones más lentas, como “It must have been love” o “Varmt  igen”, reciben un toque generoso de Nashville del álbum “En vacker natt”, sobretodo gracias a una nueva incorporación en la banda de Gessle, la violinista Malin-My wall.

además la estrella del pop comparte protagonismo con su fiel compañera en las canciones Helena Josefsson, que con su voz luminosa da un nuevo toque a los versos de Roxette de Marie Fredriksson y las estrofas de Lars Winnerbäck en “Småstadsprat”.

Además ella a veces roba el show, como en “Första pris”, con su energía contagiosa. Ciertamente a veces se encuentra una sensación de  rutinario, sobretodo en canciones de Gyllene Tider como “Gå & fiska” y “Sommartider”, pero en general se trata de un concierto entretenido.

puntuación canción a canción:

“Min plats” ( 3 de 5)

Comienzo suave folk con violín y melancolía del nuevo disco.

“På promenad genom stan” (3 de 5)

El himno romántico de Halmstad pone en marcha al público.

“Vilket håll du än går” (3 de 5)

Otra vieja perla de Mazarin

“Juni, juli, augusti” (4 de 5)

Gessle: “que decís de un poco de Gyllene Tider? Veamos si recordáis esta?” El público la recuerda. Júbilo resonante y powerpop brillando a tres guitarras.

“Det hjärta son brinner” (4 de 5)

eterna favorita de Gyllene Tider, aquí en una versión un poco boogie.

“Första pris” (4de 5)

Helena Josefsson abre de una forma bonita con algunas estrofas de la vieja “Segla på ett moln” antes de saltar al momento más pop del nuevo álbum. Malin-My wall lo hace excelente al violín.

“Tittar på dej när du dansar” (3 de 5)

Alarma hilarante con mandolina.

“It must have been love” (4 de 5)

Versión acústica con Josefsson en el papel de Marie Fredriksson y Christoffer Lundquist con la guitarra steel. Bonito.

“Honung och guld” (4 de 5)

Balada del álbum “Puls” de Gyllene Tider nunca antes tocada en directo. Extraordinaria con violín y pedal steel.

“Här kommer alla känslorna (på en och samma gång)”/”Flickan i en Cole Porter sång” (4 de 5)

Aquí también un poco de animación. Después lo cortan con otra canción del “Puls”.

“Kung av sand” (4 de 5)

Agridulce Gyllene Tider de los 90 con la masa agitando las manos.

“Ljudet av ett annat hjärta” (4 de 5)

Xoc pop con uno de los mejores riffs de órgano de la historia de la música sueca. Una fiesta.

“Spegelboll” (4 de 5)

Gessle sube la fiesta con un poco de disco a lo Blondie. Funciona genial.

“Gå och fiska” (3 de 5)

Feliz rock vacacional. El público canta casi toda la canción.

“The look” (4 de 5)

Lundquist abre con la versión metal del intro de “När vi två blir en” antes que estalle el gran hit esparciendo la alegría por el parque.

Bises:

“Varmt igen” (4 de 5)

Casi un intro de Pink Floyd cuando aparece un Gessle vestido de blanco y hace un dúo lleno de fuerza con Joseffson

“Tycker om när di tar på mig” (4 de 5)

Incluso esta balada va bien con ropa tradicional.

“Dressed for success” (3 de 5)

Se toca sola.

“Joyride” (4 de 5)

Tono psicodélico con guitarra a lo T-Rex.

Bises 2:

“Sommartider” (3 de 5)

Climax final. Canción poco brillante pero que hace el trabajo.

“Småstadsprat (3 de 5)

El rey del pop nos manda a casa con una nana de la pasada primavera. Helena Josefsson lo colorea bonito en las estofas de Lars Winnerbäck.

 

http://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/JaLg4/sa-bra-var-per-gessles-turnepremiar-i-helsingborg

Entrevista a Per en el Aftonbladet

Per Gessle tiene varias canciones de verano y éxitos internacionales. Sin embargo en el programa de radio “Sommar i P1” él explica cómo a menudo ha recibido ayuda para subir el nivel de sus canciones. Siempre he sido malo en hacer virar la música, dice él en el programa de radio.

Para la producción detrás de “Sommar i P1” ha sido un logro tener a Per Gessle. Se lo habían pedido una y otra vez pero siempre había dicho que no. Incluso este año en un principio había dicho que no. Pero cambió de idea y escogió asumir el encargo junto con su colega Sven Lindström, con quien lleva acabo una lista de canciones favoritas de diferentes géneros en Sveriges Radio.

Per Gessle es uno de los artistas y letristas más grandes de Suecia de todos los tiempos. Su lista de méritos comprende 40 años con Gyllene Tider, 30 con la banda internacional Roxette, y una carrera en solitario de éxito. Hay que añadir 80 millones de discos vendidos y 5 grammis.

Pero en su “sommarprat i P1” él desvela que le gustaría poseer una musicalidad más grande y que la grandiosidad en sus canciones no sólo dependiera de su propio trabajo.

-Siempre he deseado haber tenido una capacidad más alta como músico. Con los años he mejorado, técnicamente y musicalmente sé un  poco más a qué me dedico ahora. Pero también siento que tengo una musicalidad limitada cuando trabajó con músicos hábiles como Clarence Öfwerman o Christoffer Lundquist, dice él y continúa:

-Cuando hablan entre ellos no sigo el hilo. Ellos son músicos de escuela y escuchan la música de otra manera. Es otro nivel, que yo no tengo.

Él describe como a menudo ha presentado un material de canciones dejando que los músicos a su alrededor procesen.

-A veces puedo hacer cosas, que para mí no son sencillas, pero que para ellos son casi banales. Así que intento llegar con mi material sencillo y banal dejando que ellos suban tanto el nivel que quede brillante. Lo sentí directamente con Clarence, como conseguía dar un giro a mis canciones.

Clarence Öfwerman fue productor de Roxette de 1986 hasta 2012, pero incluso ha producido todo lo que ha hecho Per Gessle desde 1986.

-Siempre he sido malo haciendo virar la música. A menudo son buenas melodías y estribillos con “gancho”, pero no da un giro. Fue un poco el secreto con Roxette, que Clarence podía dar un giro a la musicalidad a la que yo ni me acercaba.

Él recuerda cuando se dio cuenta por primera vez que sus canciones “podían dar un giro”. Una de las canciones del primer disco de Roxette, “I call your name”, iba a grabarse cuando de repente estaba la magia en el estudio.

-Primero la hice en sueco, “Jag hör din röst”, que nunca fue grabada, pero cuando esta banda se puso a tocarla se convirtió en una canción totalmente distinta. Y luego llegó Marie y empezó a cantar, y ella también tiene un estilo viral en su voz que yo no tengo, y fue una revolución para mí poder escuchar mi canción tocada y cantada de esta manera.

Las pequeñas recompensas, desafíos y corroboraciones lo anima a escribir.

-Se trata de conseguir estas pequeñas compensaciones. Me dio fuerzas para escribir más canciones. Porque sabía que se le iba a dar un giro a estas canciones.

http://www.aftonbladet.se/a/8yE8d