Extensa entrevista a Per en la revista sueca King

Desde la terraza del Grand Hotel se ve todo Estocolmo. Estando allá arriba con el aire de primavera soplando, tienes a un lado el Palacio Real y al otro lado el ático de Per Gessle en Östermalm. Ahí está claro que ni siquiera el hotel más lujoso de Suecia la vida diaria del legendario artista.

Con 100 millones de discos vendidos, 4 números 1 en Billboard,2 apartamentos en Strandvägen, la mitad de Tylösand, el garaje de Ferraris más bonito de Europa y un Picasso, uno puede acomodarse. Per Gessle está, como de costumbre, sin descanso, pero esta vez espera con ansia estar tumbado en una hamaca en las Maldivas, 2 semanas en el Four Seasons como una estrella del rock. Porque cuando vuelva le espera un año muy ocupado: habrá película sobre su nueva banda, su segunda banda tendrá musical y su carrera en solitario tendrá un nuevo álbum.

El día antes de nuestro encuentro en Flaggsviten en el Grand Hotel nos vemos en su casa, en Strandvägen, donde para muchos suecos representa el último escalón del éxito.

Per Gessle tiene dos pisos ahí, en uno vive y en el otro trabaja. Podría haber cobrado una entrada para el piso de trabajo, que recuerda más a un museo pop que a una oficina, pero en su lugar recibe recibe con café recién hecho y galletas Ballerina bajo las vigas rústicas y las ventanas que dan a Djurgården y Skeppsholmen.

-Hemos vivido aquí desde 1993. Los 2 pisos estaban en venta juntos, así que compramos el piso de abajo como vivienda en Estocolmo y este piso como estudio. Aquí grabó Belinda Carlisle en los 90, pero después me di cuenta que no tengo nada de técnica, así que desmonté el estudio. Ahora lo uso como oficina, aquí quedo con la gente, escribo mis canciones… como puedes ver hay instrumentos por todas partes. También hay buenas vistas en un buen día de sol. Si hace sol en Estocolm, hay sol aquí.

Por todas partes hay referencias de la cultura pop: un busto de Elvis, un pinball de Playboy, antigua ropa de los conciertos, un piano grande negro y cantidad de guitarras eléctricas caras. Toda una vida de objetos y detalles. Hay libros acumulados desde el suelo hasta el techo: biografías del rock, memorias del pop, volúmenes de fotografía, ediciones especiales exclusivas y un libro firmado por David Hockney tan enorme un soporte propio. En las paredes hay colgado arte pop: un original de Andy Warhol de Mick Jagger, un original de Hans Gedda de Cornelis Vreeswijk y un original de Antón Corbijn de U2. Entre un retrato de August Strindberg y un Ferrari en miniatura hay una foto enmarcada de una guapa mujer de ojos negros.

 -¿Es guapa, verdad? Es Åsa en los 80 cuando nos conocimos. Era modelo en París, dice Per orgulloso.
Per y Åsa están casados desde verano de 1993. Todas las canciones de amor de 1985 y en adelante hablan de ella.
Juntos tienen un hijo, Gabriel, y el Hotel Tylösand, el hotel en la playa de Halmstad que compraron a mediados de los años 90 y del que hoy en día poseen el 60%. Åsa (“la jefa”) se encarga del diseño y el spa. Se nota que ella trabaja con el spa, ella desprende energía en la mirada cuando habla durante la entrevista. Durante nuestro encuentro Åsa pasa por allí y nos trae semlor (dulce sueco).
La pareja reparte su tiempo entre Estocolmo, la casa a las afueras de Tylösand y maletas de viaje.
-Un año normal para nosotros es una tercera parte en Estocolmo, una tercera parte en Halmstad y una tercera parte de viaje. Los últimos años ha sido más Halmstad ya que Åsa trabaja mucho con el hotel. Nuestro hijo iba al instituto en Halmstad pero ahora vive aquí en Estocolmo.

Como estrella del pop que hace giras mundiales y como propietario de un hotel desde hace casi 30 años, Per es conocedor del mundo de los hoteles. ¿Qué distingue una fuerte experiencia en un hotel, según la propia Basil Fawlty de Halmstad?

-Primero de todo se trata de ser visto como cliente. Pagas por un servicio, así que debes sentir que eres importante. Los hoteles luminosos pueden estar bien, pero a mi me gustan los hoteles boutique únicos con una sensación especial. En Londres siempre nos hospedamos en el Brown’s, en Nueva York en el Whitby y en Miami en The Edition.
Echo el ojo a un libro sobre el legendario club Studio 54 de Nueva York, creado por el fundador de The Edition, Ian Schrager.

-Estuve una vez en Studio 54. Yo, Anders Herrlin y Mats Olsson de Expressen que es un buen amigo. Debió ser en 1981. Pudimos entrar gracias a la novia de Mats Olsson por aquel entonces que llevaba una falda de leopardo muy muy corta. Estaba lleno de gente genial allí. Tal como uno se lo imaginaba.

Cuando tienes oído absoluto por las melodías pop como Per Gessle, Benny Andersson o Max Martin, no puedes fallar. Solo hay que ver la carrera de Gessle. A parte de un bache con el disco de 1984/85 cuando terminó Gyllene Tider y era contratado por otros artistas (la más recordada es “Kärleken är evig” para Lena Philipsson), ha habido un éxito constante. Sommartider, Listen to your heart o Här kommer alla känslorna, diferentes estilos, diferentes constelaciones, diferentes eras,  pero todas llevan los fuertes genes de Per Gessle convirtiéndose en hits de inmediato. Música que entra directamente al sistema nervioso. Es la magia que hace que 70.000 personas se reúnan en un estadio de fútbol de São Paulo a cantar canciones escritas en Halmstad.

El propio Per Gessle se muestra humilde ante el éxito y le gusta achacarlo a la suerte, pero si se ve obligado a señalar algo más, son precisamente las melodías.

-Mi música es muy melódica y a menudo de fácil escucha. Pero el porqué es así, realmente no lo sé. Lo más difícil que he hecho fue despegar con Gyllene Tider, porque empezamos de cero, tal como se podrá ver en la película. Con Roxette fue casi igual de difícil. Fue un viaje totalmente nuevo que puede analizarse tanto como quieras pero pero tuvimos suerte, “timing” y talento. Estábamos en el sitio correcto en el momento correcto, pero la probabilidad de que ocurriera era tan pequeña en ese momento, sobretodo siendo antes del boom del pop sueco. No era una ventaja no ser de UK o USA. Tuvimos que luchar por ello. Durante la promo de The look en Inglaterra la discográfica escribió que éramos una banda Norteamericana. No se dijo que éramos de Suecia. Cuando Marie enfermó en 2002 empecé a trabajar con Mazarin, que fue mi primer disco en solitario desde 1985. Cuando salió en 2003 se convirtió en el gigante y llevó a que Gyllene Tider saliera en su gira más grande al año siguiente con un público de 30.000 personas cada noche. Así que el éxito lleva al éxito, al mismo tiempo que lo más difícil que hay es mantener el éxito.

Per solo escribe cuando se siente inspirado.

A veces ocurre que me siento delante del televisor mirando alguna serie mala y cojo la guitarra y empiezo a tocar, pero suelo decir que escribo lo menos posible. Veo que hay muchos artistas que dicen lo contrario. Como artista y letrista hay que tener disciplina pero no me siento al piano de 9 a 5. Solo trabajo cuando tengo una idea o un proyecto, cuando siento cuando tengo algo en sistema que debe salir. Entonces entró en mi burbuja a “poner huevos”, como dice mi mujer. Soy antisocial y no soy buena compañía en los restaurantes, ya que solo estoy ahí sentado pensando en alguna frase para el segundo verso.  Estoy metido en el 110%.

Las letras exigen más tiempo.

-Las letras exigen muchísimo tiempo y energía. Exige muchísima concentración para conseguir una letra decente. Conseguir una buena letra es más y más difícil con los años. Sobretodo porque es fácil repetirse después de haber escrito tanto. Intentas encontrar un ángulo en una letra. ¿Quién es el que explica? ¿Qué es lo que se está contando? ¿Por qué se está contando? Cuando escribía para Marie en Roxette intentaba escribir desde su punto de vista. Es interesante ponerse dentro de otra persona. Para mi es mucho más difícil escribir letras que escribir música, también está reconocido precisamente porque es difícil. Es complejo escribir letras, por ello no quiero que me molesten pero hasta cierto punto. No doy muchas entrevistas porque no tengo necesidad de la fama. No quiero sacar a relucir mi vida y mi familia. Las letras que me gustan más son aquellas con las que me puedo identificar. Se trata de encontrar un tema muy básico. Relaciones, alegria, pena…

Per Gessle reconoce una buena melodía cuando la escucha, independientemente del género. Por ejemplo Shoreline de Broder Daniel, la considera una de las mejores canciones pop.

-Lo pienso de verdad. Una canción fantástica. También me gustan canciones como Work y Underground. Broder Daniel es una banda pop fantástica. Ha sido una tremenda ventaja el hecho de haber escuchado siempre todo lo posible: música experimental de los 60 como The Velvet Underground, blues/rock como Led Zeppelin, Grateful Dead o hardrock como Metallica. Hoy día escucho pop y rock antiguo, pero también música de piano y jazz. Con la música pop empiezo a analizar las canciones directamente, es como si ya hubiese desvelado el truco. Escucho más lo que no domino.

Estos últimos años se ha hecho popular vender los derechos de los catálogos de canciones en el mundo de la música, desde artistas muy comerciales como Katy Perry y Justin Bieber a artistas consagrados como Bob Dylan y Bruce Springsteen. Per Gessle ha notado esta moda.

-Qué lo haga Katy Perry, posiblemente pueda entenderlo ya que pertenece a una géneración de artistas y letristas más jóvenes que trabajan en equipos grandes y quizás por ello tienen una relación diferente con sus canciones de la que tengo yo. Pero reaccioné cuando lo hicieron Dylan y Springsteen. Incluso Neil Young ha vendido la mitad de sus derechos y vi que Tina Turner también vendió los derechos de su nombre artístico antes de morir. De alguna forma están vendiendo su vida. Me pregunto porque lo hacen. El único motivo que se me ocurre es que tengan muchos hijos e intenten evitar posibles disputas entre ellos. Para mi seria extraño dejar que alguien decidiera sobre mis canciones. La música es mi vida y las canciones son mis bebés. He tenido muchísimas ofertas, pero nunca me han interesado. ¿Y qué haría con todo el dinero ganado?

A finales de este año saldrá el primer álbum sueco de Per Gessle en 7 años. El Sällskapssjuk es un guiño a todos los duetos con artistas conocidas suecas en el disco. El primer single Beredd con Molly Hammar ya ha salido, pero el resto de artistas invitados es un secreto.

-No es un disco de duetos, sino que hay 7 u 8 de un total de 13 canciones. Todos me dijeron que sí, lo cual es un honor. Escogí cantantes que respeto y que creo que pueden hacer positivo. Después fue importante encontrar voces que funcionarán.

 -¿ Tienes mucho contacto con el mundo artístico sueco?

-nada en absoluto, en realidad. He llegado a conocer algún que otro artista con los que salgo a veces. Por ejemplo Nissa Hellberg y Uno Svenningsson.

No es tan extraño que Per Gessle se sienta falto de compañía como artista y letrista, ya que su canción más famosa fue interpretada por Marie Fredriksson. La balada épica de Roxette It must have been love, con Marie Fredriksson, es uno de los 4 números 1 del dúo pop en USA, hoy día con más de medio millos de escuchas en Spotify y casi 800 millones de visualizaciones en YouTube.

La canción dio vueltas por todo el mundo en 1990 como leidmotiv” de Pretty Woman, la comedia romántica más conocida de todos los tiempos con Richard Gere en el papel del hombre de negocios Edward y Julia Roberts en su gran papel como la prostituta Vivian.

-Marie tenía una fantástica carrera en marcha en Suecia mucho más grande que la mia. Así que la única posibilidad que tenía de que se quedara en Roxette era que la banda fuese un éxito. Roxette en realidad, al principio sólo era un proyecto paralelo para ella. El primer disco no fue nada bien fuera de Suecia, así que nuestra discográfica alemana propuso que hiciésemos una canción de navidad. De esa manera, probablemente, sería más fácil entrar en la radio alemana. Escribí It must have been love (Christmas for the broken hearted). Fue disco de oro en Suecia, pero a los alemanes no quisieron ni siquiera editarla. ¡No les gustó! La vida siguió, sacó un disco en solitario en sueco mientras que yo reuní el material que iba a ser Look Sharp! con el que despegamos internacionalmente. Durante una comida en LA alguien de la discográfica preguntó si quería escribir una canción para una película de Disney/Touchstone con el título provisional “3000”. Había colaboraciones, entre otros, de Robert Palmer y David Bowie. Sonaba muy emocionante. Sin embargo, nosotros estábamos de camino a Nueva Zelanda, así que no tenía tiempo de escribir algo nuevo, pero dije que teníamos una balada de navidad que podía arreglar eliminando las referencias a la navidad. Dicho y hecho. Marie puso la voz en algunas estrofas, hicimos un nuevo intro y el técnico de Michael Jackson, Humberto Gatica, hizo las mezclas. Después Marie y yo pudimos ver la película, que entonces había cambiado al título Pretty Woman, en un pequeño cine en Burbank, en California. Salí de allí pensando que la película estaba bien pero no mucho más que eso. Julia Roberts era una recién llegada y Richard no estaba en su mejor momento. Pero explotó todo.
Roxette fue la más grande exportación de música de Suecia desde ABBA ya antes de Pretty Woman gracias a hits como The look, Listen to your heart y Dressed for success, pero con el éxito de Hollywood se convirtieron en un fenómeno global ya más en serio. Los discos fueron y se sucedían las giras mundiales. Donde fueron más grandes Roxette fue en Sudamérica y Alemania, donde aún hoy día son la banda más popular del país.
-Roxette aumenta cada año un 10% en las plataformas de streaming. Estoy agradecido de que la gente siga estando interesada y que la música pase de generación a generación.
Han pasado casi 5 años desde que Marie Fredriksson murió del tumor cerebral con el que vivió, contra todo pronóstico, casi 20 años.
-Fue muy duro. Pero al mismo tiempo estuvo enferma tanto tiempo, así que sabíamos que estaba abatida. Esperábamos el momento de alguna manera, sabíamos que llegaría tarde o temprano. Casi fue más duro cuando recibimos la noticia de que estaba enferma en 2002. Fue un shock y no entendíamos nada. Estuvo enferma mucho tiempo y fue heroico que pudiera afrontar el regreso en 2009 y seguir hasta 2016.

Marie no es la única que ha perdido Per estos últimos años. Su madre Elisabeth, su hermano Bengt y su hermana Gunilla, todos murieron en un intervalo de pocos años, mientras que su padre Kurt murió ya cuando Per tenía 19 años.

-Todos vamos a morir. No pienso mucho en ello. Siempre es muy duro cuando muere gente cercana y querida. Mi madre era mayor y estaba enferma, así que también es algo que te preparas mentalmente. Que mi hermana estaba mal, también lo sabía. Sin embargo, no sabía que mi hermano estaba enfermo. Tenía cáncer de pulmón, pero no lo había explicado a nadie. Así que fue muy sorprendente que desapareciera. No se qué decir sobre eso, la vida es tan fugitiva. Se trata de disfrutar de la vida. Está claro que piensas más en ello a medida que vas haciendo mayor, cuando eres joven no tienes ninguna relación con el tiempo de esa forma. No se puede hacer nada contra ello. El tiempo hace cosas contigo, pero soy una persona positiva y agradecida por lo que he conseguido en mi vida. Y por dios, aún no he terminado!

Precisamente como Monica Zetterlund y Ted Gärdestad ahora se contará la historia de Gyllene Tider en una película. Sommartider se estrenará en cines el 17 de julio y se explicará los primeros años de la banda entre los años 70 y 80.

-Al principio estábamos todos muy escépticos sobre una película de Gyllene Tider. Una película sobre una banda en la que todos siguen vivos puede ser raro. Pero entonces los creadores de la película explicaron de qué iba, un grupo de jóvenes de una pequeña ciudad que por alguna razón consiguen entrar en el Café Opera en zuecos. No es un documental sobre la fantástica carrera de Gyllene Tider, sino que la película termina cuando sale Así que trata del viaje hasta allí. Solo he visto 5 escenas, que eran muy buenas. El guión es super divertido y correcto. Hay que permitirse libertades artísticas para que la película sea lo mejor posible.

Despues del verano el segundo grupo pop de Per Gessle cobrará nueva vida, el 6 de Septiembre será la premier de Joyride The Musical en la Ópera de Malmö. A diferencia de la película de Gyllene Tider, el musical no estará construido alrededor de hechos reales, sino más como Mamma Mia! de ABBA, con las canciones de la banda.

-Este proceso ha llevado años. Estoy involucrado ya que son mis canciones. Me involucro en cómo será presentado, en qué estilo cantarán las canciones. Hay un cierto tipo de estilos en el mundo de la música que me es difícil, quiero que haya un filo de pop en todo ello. Roxette es grande en todo el mundo así que espero que esto pueda crecer y llevarlo incluso fuera de Suecia. Amo realmente Roxette y estoy muy orgulloso de lo que creamos. Soy el fan de Roxette mas grande del mundo.

El musical está creado por el galardonado director Guy Unsworth y el escenógrafo David Woodhead, con el beneplácito de Gessle. La historia gira alrededor de un triángulo humorístico basado en la novela Got you back de Jane Fallon, la escritora británica y fan de Roxette que vive junto con cómico mundialmente famoso Ricky Gervais.

-He visto a Jane Fallon un montón de veces durante el trabajo con el musical, pero nunca a Ricky. Vi en una entrevista que nombró a Roxette como su mejor banda placentera, lo cual es divertido. Espero que venga a la premier.

A los 65 años Per Gessle a dedicado toda una vida al negocio del rock. Pero a diferencia de muchos de sus colegas suecos y extranjeros ha evitado las drogas y los titulares.

-Ha habido muchas drogas a nuestro alrededor, pero no va conmigo. Nunca me ha interesado. Me cuido.

Ya durante los años más histéricos con Gyllene Tider a principios de los 80 Gessle mantuvo un perfil bajo y se largaba a California en lugar  de estar tomando el sol en el candelero de Suecia. Cuando no está tocando en arenas con las entradas agotadas, se siente mejor fuera del radar.

-Nunca me ha atraído la fama, sino que ha venido a raíz de que me gusta tocar en una banda y hacer música. Mi viaje en la vida trata de la música.

Por otro lado Per Gessle cumple muchos otros requisitos de Estrella del rock: le encantan las chaquetas de piel caras y los coches deportivos italianos. El interés por el motor empezó cuando a los 12 años vio el Ferrari rojo de Tony Curtis en “Snobbar  Hoy día presume de uno parecido al de la serie de tv, un Dino 246 GT, en la colección de Ferraris de la estrella del pop que se encuentra en la exposición permanente The Joyride Car Collection en el hotel Tylösand.

-Siempre me han encantado los coches. Incluso las motos y las embarcaciones, me encanta todo lo que sea bonito. Durante los años en Gyllene Tider conducía un Golf, pero des del disco Joyride con Roxette, cuando empecé a ganar dinero, me compré un Mercedes SL600. El año 95 me compré mi primer Ferrari que desgraciadamente ya no tengo. Un 456 GT azul. el año 97 toqué en la fiesta del 50 aniversario de Ferrari y desde entonces he estado en contacto con la compañía, lo cual ha hecho que haya podido comprar ciertos modelos limitados.

Después de todos estos años en la escena musical internacional el hijo de fontanero del barrio Furet de Halmstad tiene fuertes conocimientos sobre todo el mundo. En una de las estanterías hay una foto con un saludo de Tom Petty y hace un tiempo estuvo en el bar Mitzva de de Nueva York en compañía de celebridades.
-Un buen amigo mío de Nueva York es hijo del dueño del bar Hubo una gran fiesta en la que me nombraron anfitrión de mi mesa. En la mesa tenía a Bruce Springsteen, John McEnroe, Lars Ulrich y Keith Richards, que nunca apareció. Había alguien más que no recuerdo. No puedo decir que conozca a Springsteen, pero hemos hablado alguna que otra vez. Es muy agradable.
 Per Gessle es uno de nuestros grandes. Con su propia grandeza tiene mucho que agradecer a otras personas, dice él.
-Cuando miro atrás mi talento más grande es haber encontrado todas estas personas que me han hecho mejor persona de lo que realmente soy. Requiere un talento encontrarlas y dejarlas que tomen un espacio. No pensar siempre que tú eres mejor. Cuánto más mayor me hago, más espacio dejo a otras personas.

 

Per Gessle i stor intervju om filmsatsningen, familjesorgen och Ferrarisamlingen

Entrevista a Per y Lena Philipsson en Aftonbladet

 

Lena Ph se convierte en la nueva cantante cuando Roxette sale de gira:”no ha sido una decisión fácil”

Hace cinco años que murió Marie Fredriksson, ahora Per Gessle da nueva vida a Roxette.

Lena Ph estará a su lado.

-Casi me caigo de la silla, pero enseguida empezé a pensar en qué van a pensar los fans, dice ella a Aftonbladet.

El otro día saltó la noticia: Per Gessle, 65 años, da nueva vida a Roxette con Lena Philipsson, 58 años, al micrófono.

La gira empieza en Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, el 25 de febrero y Aftonbladet se ha entrevistado con un exaltado Per Gessle y Una algo sorprendida Lena Philipsson.

-Fue cuando hicimos el dueto “Sällkapssjuk” para mi nuevo disco, que pensé “Lena no está mal”, dice Per sonriendo.

El icono del pop Gessle ha estado pensando desde hace tiempo en qué hacer con el impresionante catálogo de canciones de Roxette. Clásicos com “Fading like a flower”, “The look”, “It must have been love” y “Joyride” quedaron aparcados la amiga y colega de Per Gessle, Marie Fredriksson, murió en 2019 a causa del tumor cerebral que le diagnosticaron en 2002.

-Los últimos años he estado pensando en hacer algo con Roxette. He estado pensando en cómo administrar el legado y el catálogo de canciones de Roxette de la mejor manera posible en directo. Había dos maneras, no hacer nada o intentar encontrar la manera de que encajara de la mejor manera posible. No fue una decisión fácil. Cuando trabajé con Lena sentí que es muy hábil estando al frente, tiene mucha experiencia y es de la misma época que yo. Y es una cantante fantástica. También tenemos una historia juntos, yo escribí la canción que la catapultó, “kärleken är evig”.

-Me armé de valor y se lo pregunté. Pensé que se caería de la silla y casi lo hizo.

Hacerse cargo de toda la capa de Marie Fredriksson naturalmente no es fácil, pero Gessle apunta que se trata de administrar la música de Roxette.

-Para Lena, la única manera de llevarlo es hacerlo a su manera.

Lena Philipsson está sentada en el sofá junto a Per Gessle y mira a ratos aPer y a ratos al suelo.

-Cuando me pidieron hacer “Sällskapssjuk” está claro que dije que sí y Per se preguntaba si yo la iba a grabar en Estocolmo o en Halmstad. Bajé a Halmstad. Unos días más tarde recibí un mensaje de Per diciendo que quería quedar conmigo para hacerme una pregunta loca.

¿Qué pensaste en ese momento?

-Pesémosla “sí, ha funcionado”. Pensé que quizás podía una canción más juntos o una gira, pero no había imaginado esto. Casi me caigo de la silla, pero enseguida pensé en qué pensarán los fans sobre esto y en cómo va a ir. Soy buena identificando los problemas, pero está claro que me siento increíblemente halagada.

-¿va a sonar igual como estamos acostumbrados?

-Siento que soy una invitada aqui, dejo que Per decida. No me voy a meter en el tema artístico. Pero siento que quiero cantar las canciones de Roxette como tiene que ser.

Per añade:

-Aunque a su manera.

-Si, yo tengo mi voz, pero no siento que deba hacer lo mío pasando de todo, sino que quiero que se sienta como lo original, dice ella.

Lena Philipsson dice que hay una canción de Roxette que le apetece especialmente cantar, una favorit:

-hay muchas canciones buenas, pero debo decir que “Dressed for success”, es muy Roxette para mi y es realmente la canción de Marie.

Lena Philipsson apunta que no está asustada por ser comparada con Marie Fredriksson.

-No, sino nunca hubiese dicho que sí. Naturalmente va a haber comparaciones. Pero debo atreverme a hacerlo, sino habría estado obligada a decir que no. Pienso hacer un buen trabajo y quiero que los fans de Roxette se sientan satisfechos.

La gira tiene lugar en Sudáfrica y Australia, pero si todo va bien puede convertirse en algo más grande, según Gessle.

-Lo que hacemos ahora es como una prueba piloto. Vamos a ver cómo va y si va como creo y espero, no habrá límites en lo que podamos hacer.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/VzbPm4/roxette-pa-turne-lena-philipsson-blir-ny-sangare-med-per-gessle

Entrevista a Per en el Dagens Nyheter en su 65 cumpleaños

De pánico al escenario a la embriaguez de escenario. El viaje pop de Per Gessle no es solo historia de música, ha sido un viaje de desarrollo personal para él. Ahora cumple 65 años.

No hay nada mejor ver a 10.000 personas cantando tu propia canción. Es por ello que Mick Jagger y compañía siguen ahí. No se puede recibir esa energía de ninguna otra manera, dice Per Gessle.

Su propio anhelo tampoco parece disminuir. El verano de 2023 volvió a estar de gira por todo el país con Gyllene Tider, a pesar de que la banda en realidad hizo su gira de despedida en 2019. El año pasado Per publicó material bajo el nombre de Roxette, pero añadiendo PG.

Aunque han pasado 45 años desde que arrancó su carrera musical, es una maravilla que cumpla 65 años.

-Mentalmente siempre tienes 25 años. Pero está claro que, físicamente, noto que me hago mayor. La energía que tenía antes todo el tiempo, ahora llega en periodos más cortos.

Todo empezó cuando, de pequeño, entró en la música pop a través de su hermano mayor. De Beatles a David Bowie, Per lo absorbía todo: el estilo, el pelo, los acordes, el inglés.

-En la adolescencia, me cerraba mucho en mi y la música, y no tenía muchos amigos. Pero la música me abrió una puerta totalmente nueva.

Cuando Gyllene Tider se formó en 1978, Per Gessle ya estaba acostumbrado a componer canciones pop, pero no a estar en un escenario.

-Cuando empezamos con Gyllene Tider, se trataba principalmente de atreverse a subir a un escenario y sobrevivir.

Para entender como de grandes eran Gyllene Tider en esos años entre finales de los 70 y principios de los 80, se puede explicar por ejemplo esto: cuando Per cumplió 21 años, Per recibió en casa un saco con 3000 postales felicitándolo.

Y a menudo ocurría que los fans iban a casa de sus padres y robaban pequeños souvenirs, como ropa del tendero o la matrícula y la antena del coche.

-De 1979 a 1982 vivía en una constante situación de xoc por lo grande que se estaba convirtiendo.

Pero después de eso, ya nada volvería a ser igual. Después de los años dorados con Gyllene Tider, llegó el éxito internacional con Roxette que llevó a él y a Marie Fredriksson de gira mundial en mundial en los 90.

En otras palabras, una realidad bastante lejana de la pequeña ciudad en la que creció Per Gessle. A parte de cuando trabajo en la adolescencia plantando champiñones en una empresa de Fammarp o embolsando en el Ica, nunca ha tenido “un trabajo normal”. Pero le encanta trabajar.

En los años 2000, ha sacado varios discos en solitario, tanto en sueco como en inglés.

-nunca pensaba que tenía tiempo para salir de fiesta y tener novias. Mi vida, probablemente, sigue girando a través del trabajo. Åsa, mi mujer, dice que estoy “pariendo”, cuando me encierro 14 días a trabajar en mi habitación. Pero va con mi personalidad, no puedo hacer algo si no lo hago al 100%.

Per y Åsa se conocieron en 1985. Se casaron en 1993 y tienen un hijo, Gabriel, que tiene hoy 26 años. Combinar la vida familiar con la vida como Estrella del rock haciendo giras exigió una planificación, pero funcionó. La familia lo seguía a menu en las giras y Gabriel dedicó más de un trimestre a viajar con un profesor particular. Pero este no ha seguido los pasos de su padre.

-Gabriel trabaja como programador informático. Siempre lo hemos apoyado en lo que ha querido hacer.

Ser Per Gessle también es ser la marca “Per Gessle”. Hacerse un selfie con fans en la gasolinera y en el supermercado es el día a día y va en el paquete cuando te reconoce todo el mundo.

-Sé que cuando salgo de casa soy una persona pública, con lo que he vivido la mayor parte de mi vida.

Nada apunta a que “llegar a la edad de pensionista” implique una vida más tranquila para Per Gessle. Este año sacará un nuevo disco en solitario en sueco y en verano se estrena una película sobre Gyllene Tider. El próximo otoño habrá un musical en la ópera de Malmö construido a través de las canciones de Roxette.

-No. nunca he sabido que voy a hacer cuando sea mayor. A veces tengo que pellizcarme en el brazo cuando veo que ha funcionado toda la vida.

Datos:

Felicitado por: cumple 65 años el 12 de Enero de 2024

Profesion: músico, compositor. Propietario del Hotel Tylösand

Familia: su mujer Åsa y su hijo Gabriel de 26 años.

Vivienda: en su ciudad natal Halmstad

Sobre cumplir los 65: “no pienso mucho en ello, solo es un número”

Asi lo celebra: “muy tranquilo, solo con los más cercanos”

Se mantiene en forma: intento andar mínimo una hora cada día y gimnasia, ya que el año pasado tuve una lesión en un hombro. Hago 15-20 minutos de ejercicios todos los días.

 

https://www.dn.se/familj/per-gessle-man-ar-ju-alltid-25-i-huvudet/

 

Traducción de la extensa entrevista a Per en Senioren

Quedamos para la entrevista en el gran apartamento de Per y su mujer Åsa en Estocolmo. En el piso superior, que tiene la función de “oficina”. Cuando intentas subir en el ascensor, Per debe apretar al 1 desde arriba. Si tú aprietas a la tecla en el ascensor, no ocurre nada.

-Nos vimos obligados a poner una verja en la escalera, ya que fans de Roxette se ponían a dormir en el rellano, dice Per sonriendo.

Per es la amabilidad en persona. Si alguien quiere hacerse un selfie con él o quiere solo expresar admiración hacia su música, Per siempre se para un rato.

En la mesa donde nos ponemos para la entrevista ha puesto café, dulces y una caja de After Eight.

-He pensado que iría de perlas viniendo de visita los de Senioren, ríe Per.

En realidad aún no se ha mudado de Halmstad, donde vive gran parte del año, a Estocolmo.

-No, solo he venido por un par de días, aún no nos hemos mudado del todo.

Halmstad sigue siendo para él la primera vivienda. Allí tienen él y Åsa su casa, en la que hay una colección de coches con una gran cantidad de Ferraris – ahora se encuentra gran parte en el Hotel Tylösand del que Per es propietario mayoritario.

Y en casa de su viejo amigo Mats MP Persson está el estudio donde a veces se juntan Gyllene Tider a tocar. Como para la gira Hux Flux este pasado verano. En realidad salieron ya de gira de despedida en 2019. Pero entonces llegó una pandemia y todo se volvió triste y aburrido, pensó Per en ese momento. Así que se compró una nueva guitarra y creó algunas nuevas canciones.

Es así como suele surgir. Raramente pasa un año o incluso unos meses sin que surja nueva música de Per. Primero fue Gyllene Tider, que tuvieron su gran momento a principios de los 80, después Roxette con Marie Fredriksson de mediados de los 80 hasta el año 2016. Un gran éxito con 75 millones de discos vendidos, giras mundiales y cuatro canciones en el número uno de la lista Billboard de USA – comparando con ABBA que solo tuvieron uno. Y en medio una carrera en solitario. Además ha escrito muchas canciones para otros artistas. Parece que las palabras y las melodías le fluyen.

-A menudo simplemente me vienen. Puede ser una palabra o quizás una melodía que me viene a la cabeza y lo desarrollo. A veces ocurre estando sentado en el sofá con la guitarra. A veces me viene cuando estoy paseando por la calle. Puede pasar en cualquier momento y en cualquier parte.

La creatividad debe vivir su propia vida. Si alguna vez le cuesta desarrollar la idea, tiene trucos como comprar una nueva guitarra o sentarse un rato al piano.

No entra en sus planes dejar de escribir música y dejar de subir a los escenarios. La música es su vida y siempre lo ha sido y cuando hay inspiración se siente increíblemente productivo. Por ejemplo escribió Joyride y Spending my time el mismo día. Joyride empezó con una nota que le dejó su mujer en el piano: “hej, din tok, jag älskar dig”. Así mismo él había leído una entrevista con Paul McCartney en que describía el proceso de escribir canciones con Lennon como un “joyride”. Así que todo junto se convirtió en el estribillo: “hello, you fool, I love you, c’mon join the joyride”.

-funciono bien junto con la gente con la que llevo trabajando desde hace tiempo, como Gyllene Tider. Nos divertimos y somos creativos cuando nos juntamos. Hoy en día es más un “proyecto” ya que no nos dedicamos a ello todo el tiempo. Pero nos conocemos desde que teníamos apenas 20 años y sabemos como piensa cada uno de nosotros. Somos 5 personas totalmente diferentes pero trabajamos bien juntos.

Él dice que desearía que todos los jóvenes experimentaran tocar en una banda. Lo divertido que es, tanto con la música como la unión que se crea.

-Pero creo que nosotros que hemos crecido con la música de los 60 a los 90, hemos tenido una ventana dorada. Hay espacio para hacer música personal. Ahora es todo más parecido. Ocurre lo mismo con los coches, todos se parecen ahora. La música pop refleja su tiempo a un alto nivel. Hoy en día no puedes sacar un St. Pepper y que lo escuche todo el mundo. Hej Jude dura 7 minutos. Ya nadie escucha una canción que dure 7 minutos.

Se ha escrito mucho sobre la enorme carrera musical de Per, tanto en solitario como con Gyllene Tider y Roxette. Pero siempre ha mantenido al margen su vida privada.

-mantengo bastante al margen mi vida privada, es así. No soy el tipo de persona que participa en los realities. Sobretodo porque no me imagino viviendo seis semanas en Gotland con gente que no conozco. No va conmigo. No soy una persona supersocial, si lo comparo con otras personas. Como mi mujer, por ejemplo. Ella siempre habla con todo el mundo yo estoy sentado en un rincón.

Cuando era pequeño era un lobo solitario, “gordo y con gafas feas” como lo describe él mismo. Pronto fue la música lo dominó su existencia. Cada corona que ganaba se lo gastaba en discos. Con 10 años ya tenía unos 100 discos. Escribió su primera canción con 7 años y en la adolescencia ya era muy activo musicalmente hablando. Beatles y Hep Stars eran los grandes favoritos. Su padre Kurt, su maDre Elisabeth y su hermana Gunilla, 14 años mayor que él, no compartían su interés por la música. Pero a su hermano Bengt, 7 años mayor que él, le gustaba escuchar música y tenía muy buenos discos en su habitación. Él fue quien abrió un poco a Per la puerta al mágico mundo de la música.

-A  veces, si él quería dinero para tabaco, le compraba algunos discos. Él tenía también una guitarra acústica que no se podía afinar. Pero en 1976 mi madre me compró una guitarra de cuerdas de nylon. Le costó 1800kr, que en ese momento era mucho dinero.

-Me sentaba en mi habitación a practicar y practicar. Aprendía acordes pero no sabía leer notas. Sigo sin saber.

Cuando cumplí 15 años pude escoger entre una moto de segunda mano o un stereo de segunda mano. Una elección fácil para un chico que se pasaba casi todo el tiempo en casa con sus discos y los auriculares, escuchando música y escribiendo listas. Listas de canciones, pero también podían ser sobre deporte. Pero ejemplo, quien marcó un gol en un partido. Pero lo que más me atraía era el mundo del pop.

-En el mundo del pop había todo lo que no existía en el mundo real.

Semanas antes de que Per terminara sus estudios, murió su padre Kurt. Él era el más escéptico de todos en cuanto a la dedicación de Per a la música.

-Irónicamente, mi padre murió el mismo día que Mats Olsson escribió sobre Gyllene Tider en Expressen, el primer artículo sobre nosotros. Mi madre decía que ella no creía que mi padre me hubiese dejado dedicarme a la música a tiempo completo si no hubiese muerto, pero no lo sé. Mi padre era fontanero, mi abuelo también. Ellos venían de un mundo totalmente diferente.

Mi padre no creía que se pudiese vivir de la música. Casi igual de dubitativos estuvieron Per y Åsa en un principio, cuando su hijo Gabriel, actualmente 26 años y estudios en ciencias informáticas, dijo que se mudaba a España para competir en “deporte electrónico”.

-Al principio estuvimos en contra. .¿Jugar a juegos de ordenador? Pero después nos dimos cuenta que estábamos haciendo lo mismo que nuestros padres, así que dijimos: ¡dejemos que lo haga! Aunque Per se describe a sí mismo como “no supersocial”, le encanta cuando ocurren cosas. Estar ante un público de entre 60.000 y 80.000 personas, como podía ser en las giras mundiales de Roxette en los años 90, le da adrenalina.

-Cuando despegamos y empezó todo a volverse más grande, yo sentí un gran “wow!”, mientras que Marie, creo que sentía más un “socorro!” A mi el éxito me daba adrenalina y solo quería escribir más y más canciones. Pero Marie y yo estábamos de acuerdo en que no queríamos mudarnos a USA. La discográfica intentó convencernos de mudarnos allí o Londres, pero nosotros no quisimos. Queríamos trabajar con la gente que siempre habíamos trabajado aquí en casa.

Justo cuando Roxette planificó una gira por Europa en 2002, a Marie Fredriksson le diagnosticaron un tumor cerebral. Hubo una gran pausa para Roxette, en que Per sacó su cuarto disco en solitario y salió de gira con Gyllene Tider. En 2009 Marie volvió e hicieron una gira mundial. La “gira de regreso” de Roxette duró hasta 2016.
-Todo el viaje que hicimos con Roxette fue fantástico. Lo que vivimos Marie y yo fue único y me siento satisfecho por ello. Nada me ha influido tanto como los tiempos con Roxette. De alguna manera fue lo que me hizo ser lo que soy.
Cuando, hoy en día, está Per en el escenario como un hombre que pasa de los 60 y canta canciones que escribió con 20 años, se da cuenta que las letras hablan de los mismos sentimientos que tiene hoy en día.

-Aunque cuando eres joven usas otro lenguaje. Pero muchas de las canciones antiguas son geniales y no habría podido escribirlas hoy en día. Pero ahora soy mejor compositor y mejor músico. En los 80 estaba nervioso en el escenario. Ahora no lo estoy de la misma forma.

La lucha constante para él cuando sube a un escenario, sobretodo con Gyllene Tider, es que le gustaría tocar nuevas canciones mientras que el público quiere todos los viejos hits.

-Creo que los artistas un poco más mayores sienten lo mismo. Pero está claro que es bonito el hecho de que te das cuenta que las canciones han significado algo para los demás.
Per no siente angustia por hacerse mayor.

-No, creo que las cosas son como son. Siempre me ha gustado conseguir metas, ¡Soy Capricornio! Pero a menudo me he quedado sorprendido y frustrado cuando cuando llegas a la meta y te das cuenta que después de eso solo hay una especial de vacío. No es algo distinto, la vida es igual que siempre. Ya era bastante mayor cuando me di cuenta de ello.

Se cuida para tener una buena salud, aunque el deporte no está especialmente entre sus prioridades.

-Salgo a pasear y desde que tuve problemas con un hombro hago 15 minutos de ejercicios cada día, una especie de pilates.

Sino sigue estando siempre la música.

-Pienso que es lo más divertido que hay. Gyllene Tider nunca ha sido tan bueno como este verano pasado.

De hecho también piensa que sería divertido hacer una gira mundial más. Al mismo tiempo va a empezar a cobrar la pensión a partir del año que viene, cuando cumpla los 65.

-Si, debería hacerlo. ¿Ya toca?, dice Per volviendo a mostrar una de sus sonrisas.

 

https://www.senioren.se/asikter/portratt/var-flitigaste-varldsstjarna/

 

 

 

 

 

Reseña del “Pop-up dynamo” en el Aftonbladet

Pop-up dynamo (3 de 5):

Per Gessle sigue administrando la música de Roxette con la mismas melodías bailables y sonidos discotequeros en los sintetizadores que siempre gustó a los fans.

En algún punto alrededor del álbum “Tourism” de 1992, fue como si Roxette sintieran que no quedaba nada por demostrar. Siguieron con las mismas melodías bailables y baladas sentimentales que encantaba a los fans, sin sentir la presión de renovarse.

Les tomó tiempo, después de todo, rara vez es necesario cambiar un concepto ya ganador.

PG Roxette tiene ese mismo espíritu. Tiene los mismos sintetizadores disco impregnando la música, sobretodo en “Walking on air”.

también fue la canción que dio comienzo a PG Roxette y dio a Per Gessle las ganas de seguir administrando la música de la banda, mezclando el sonido actual con álbumes antiguos como “Joyride” y “Look sharp”.

Y le ha quedado bien. De las canciones más enérgicas del álbum, la que sigue impresionando más es “The loneliest girl in the world”. Por lo demás, las canciones tienen tendencia a sonar artificiales cuando suben el tempo.

En “Pop-up dynamo” lo que brillan más son las baladas. Aquí hay una bonita dinámica entre Per Gessle y las cantantes Helena Josefsson y Dea Norberg. Gessle canta los versos y ellas se unen en los coros del estribillo, lo mismo que solía hacer Gessle con Marie Fredriksson.

Per Gessle, desde el principio, ha sido claro en que la voz de Marie Fredriksson nunca podrá ser sustituida. De esta manera, él es prudente intentando nunca tocar baladas grandiosas y poderosas, ya que después de todo eran especialidad de Marie.

PG Roxette hace que la música parezca un homenaje, casi es como que algunas partes siguen estando escritas para Fredriksson. Solo hace falta escuchar el estribillo de “Watch me come undone” o el punto álgido del álbum, “You hurt the one you love the most”, que está descrita como una nueva “Listen to your heart”.

-Cuando se mezclan las voces de Helena y Dea, casi crean una tercera voz, dice Per Gessle en la nota de prensa del álbum.

Y algo de ello hay.

Porque en los momentos más dolorosos, PG Roxette conmueve inmensamente, mientras la voz de Marie Fredriksson casi resuena de fondo.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/KnndQE/pg-roxette-pop-up-dynamo-recension