Reseña del concierto de Marie en Estocolmo en el Svenska Dagbladet

Un júbilo entusiasta se encontró Marie Fredriksson.
Hace 14 años de la última vez, el ambiente en el Cirkus ya es de emoción antes que Marie Fredriksson salga al escenario del Cirkus. De hecho hay tanta emoción que Per Gessle, que sólo está como espectador del concierto, se encuentra con aplausos cuando se sienta en su sitio. No creo haber visto nada parecido jamás pero Gessle y Fredriksson tienen un grupo de fans muy fieles.
Cuando se apagan las luces y Marie Fredriksson aparece en medio del escenario, el júbilo no quiere terminar. Es un poco emocionante.
Arrancando con una versión desnuda de “Så stilla så långsamt”, acompañada de la guitarra acústica de Christoffer Lundquist, el concierto se desarrolla en un encuentro lleno de amor entre una artista y su público donde no hace falta decir mucho. Es suficiente con que una Marie Fredriksson vestida de negro esté completamente tranquila delante de un micrófono cantando sus canciones con una voz fuerte y clara que todos reconocen.
Sigue leyendo

Reseña conciertos de Marie en Gävle y Västerås en prensa local

Gävle:
Todos quieren rendir homenaje a Marie Fredriksson.
Qué fantástica aclamación recibió del público de Gävle, unas 500 personas! Ovaciones de pie como un homenaje cálido y lleno de sentimiento a una chica que ha superado una lucha, en principio sin esperanza, contra el cáncer.
Y Marie Fredriksson sigue pudiendo demostrar que es una de las mejores cantantes pop de Suecia con maravillosas melodías con letras de las que sacar fuerzas.
La voz no es tan clara como hace años, pero no significa que sea peor. Simplemente ha cambiado de carácter, es más frágil pero lo más importante: sigue viviendo al más alto nivel. Aunque Marie a causa de la enfermedad se ve obligada a estar quieta en el escenario, a veces se coge al palo del micrófono y se apoya a alguien para entrar y salir del escenario. “Så sakta, så långsamt” cantaba ella como intro al acompañamiento del guitarra Jokke Pettersson. Después hubo un cambio de ritmo con “Kom vila hos mig” y “Bara för en dag” donde su marido Micke Bolyos mostró que lleva el ritmo tocando el piano.
Sigue leyendo

Reseña conciertos de Marie en Borås y Linköping en prensa local

Borås:
El secreto de Marie Fredriksson radica en hacer que uno crea que se ha acabado el aire, y de repente su voz llena toda la sala. Aunque no está lleno del todo, hay mucha gente en Åhaga. Los asientos están ocupados por los que estaban cuando Marie Fredriksson era la cantante rock más grande de Suecia. La gente un poco mayor. No hay nada de malo en eso. Pero Marie se merece ser descubierta por los más jóvenes. Los que no tienen dinero para desembolsar 500 coronas por una hora y media en Åhaga.
Sin embargo no es el lado rock o las baladas de Marie lo que van a descubrir. El rock de Roxette puede funcionar como algo nostálgico para los que estaban entonces y les gusta el rock de carretera. Las baladas son bonitas, pero no siempre interesantes. Es cuando, sorprendentemente, Marie hace blues de viejas y nuevas canciones, que suena realmente bien. Con permiso de Louise Hoffsten, pero para citar Jan Gradvall de la reseña del último disco “Nu!”: nadie canta el blues como Marie Fredriksson (…) Su Sud es el sueco, su campo de algodón ha sido los pasillos de hospital, pero la manera de convertir las dificultades en ganas de vivir y alegría expresiva, es la misma.
Quizás tenga que ver con la madurez y la historia, pero a pesar de que Fredriksson no se siente tan segura en la voz como en los años de juventud, la expresión en su voz en más sensible. La melancolía más melancólica, la pena más apenada el amor más lleno de amor. “El tiempo pasa, la vida es tan corta, todo demasiado rápido para olvidarlo” (“Sparvöga”). Por otro lado ella muestra donde debe estar la voz con una bonita versión de “Så skimrande var al dril havet”. Con sentimiento de blues.
El secreto de Marie Fredriksson radica en hacer que uno crea que se ha acabado el aire, y de repente su voz llena toda la sala. Hubiese sido divertido escuchar qué podía haber hecho la voz de Marie con material totalmente distinto. Si Peps Persson pudo viajar a Chicago para hacer un disco de blues al principio de su carrera, también puede hacer algo por su parte Marie Fredriksson.
Sigue leyendo

Entrevista a Marie en la prensa local de Karlstad

Marie Fredriksson explica sobre su amor por la música, su fe y los entregados fans.

El año pasado fue editado un disco en directo y un documental con el foco puesto en la última gira mundial de Roxette. Una gira que duró 19 meses y los llevó a visitar 46 países. En conjunto el grupo tocó delante de un millón y medio de personas. El mérito es un signo de admiración para cualquier artista mundial.
Pero para Marie Fredriksson, criada en el pequeño Östra Ljungby, en Skåne, fue un signo de admiración por encima de lo normal. Los placenteros éxitos ocurrieron con el fondo de un tiempo turbulento. 2002 se convirtió en un año duro, por culpa de la enfermedad. En el nombrado documental explica el marido de Marie Fredriksson sobre el pronóstico negro y como los médicos le daban un año de vida a Marie. El habla fue una de las muchas cosas que la enfermedad le quitó a Marie Fredriksson.
Pero ahora todo eso pertenece a la oscura historia.
El otoño pasado Marie Fredriksson editó un nuevo disco en solitario en sueco. Su carrera en solitario tenía alas ya antes que Roxette se convirtiera en un éxito mundial.
Se puede pensar que son mundos entre canciones como “Sparvöga” o “Ännu doftar kärlek” y “The Look”.
-Son formas diferentes pero no mundos separados, dice Marie cuando responde a mis preguntas via mail.
-Uno da al otro y siempre he ehcho lugar para mi material sueco en la aventura de Roxette desde el principio. Los dos son importantes para mi.
Ella ha tenido grandes éxitos como artista en solitario, el hecho es que la estrella de Per Gessle estaba decaída cuando preguntó a Marie sobre una cooperación. Él había hecho un intento de internacionalizar a Gyllene Tider pero los vientos no fueron a favor.
Sigue leyendo

Entrevista a Marie en el Upsala Nya Tidning

Marie Fredriksson echa de menos al público.

Marie Fredriksson vive el día a día, no se estresa, pero echa de menos a su público de los conciertos.
-Hace tanto tiempo que hice una gira en Suecia propia y he echado de menos encontrarme con el público, explica Marie Fredriksson por mail.
La entrevista se hace por mail ya que ella se encuentra en su primera gira después de los años que fue tratada de un tumos cerebral. Ella ha vuelto, pero con unas condiciones un poco diferentes que antes.
-Todo ha cambiado. Ahora vivo el día a día, me lo tomo con mucha calma. Siento un gran agradecimiento a la vida y espero que se note en la música.
En el último disco, “Nu!”, que salió en noviembre de 2013, ella ha escrito una canción: “Sista sommarens vals”. Que solo haya habido una canción escrita por Marie, depende de que todo va mucho más lento después de la enfermedad. Cuando ella escribe, puede empezar con una frase con una melodía. Pero la letra siempre es importante.
-Hay muchos letristas fantásticos que han colaborado con letras para el álbum. Letras que encajan perfectamente conmigo. Una frase favorita es de “Kom vila hos mig” y hace así: “el tiempo que tenemos juntos se vuelve fráfil cuando el día muere”.
Sigue leyendo