Entrevista a Åsa Gessle en el Hallandsposten

Åsa Gessle- diseñadora, ciudadana de Halmstad y entusiasta de los grupos de baile. Casada con Per Gessle, y desde hace 20 años copropietaria del Hotel Tylösand, algo que será celebrado mañana. Ella habla para Hallandsposten sobre los sueños, la vida de gira y que le gustan tanto los grupos de baile como Gyllene Tider.
-No puedo descansar cuando vengo aquí, dice Åsa Gessle cuando acabamos de sentarnos en el Leifs del Hotel Tylösand. Ella es igual de pedante que su marido y quiere que esté todo en orden. Es Åsa la que está detrás de la redecoración y la renovación del pasado verano en el Leifs Bar & Grill.

El hotel fue adquirido relativamente barato del consorcio Reso en 1995 por la pareja Gessle y el hombre de negocios Björn Nordstrand. Las instalaciones necesitaba en ese momento una renovación y la mejora ha sido impresionante desde entonces.
-Cada año hemos invertido muchísimo en las instalaciones. Es divertido que el hotel crezca y que sea renovado constantemente, dice Åsa y explica que siempre ha sido un sueño para ella dirigir un hotel, aunque creía que iba a ser más bien un pequeño hotel-boutique en el campo y no una gran instalación para congresos.
En cuanto a la dirección del hotel, es Åsa quien aporta muchas ideas sobre la imagen tanto interior como exterior.
-Per está más interesado en el arte que cuelga en las paredes y el vino que se sirve en los restaurantes.
Durante mucho tiempo, hubo ideas de aumentar el centro de conferencias del Hotel Tylösand englobando incluso Tylön, sin embargo los planes han quedado aparcados. Las ideas llegaron bastante lejos, pero al final se llegó a la conclusión que sería difícil reunir la inversión.
Una idea que sigue estando ahí, y que a Åsa le apetece llevar a la realidad.
-Muchos de mis hoteles favoritos en el extranjero tienen una terraza en el tejado con un bar. El Unique de Sao Paulo es un ejemplo y pienso que estaría muy bien poder ponerlo aquí también, constata Åsa, que por otro lado se siente bastante satisfecha, sobretodo con el Leifs Lounge y el Bettans Bar.
-Cuando estoy lejos de Halmstad, siempre echo de menos el Leifs y el Bettans, aquí me siento en casa. Los siento como mis bebés, si se puede decir así, dice Åsa.
Toma un sorbo del te con menta que le han servido y explica cómo acabó en Halmstad. Fue hace 33 años, en 1982, cuando se mudó a la ciudad residencial de Halland para abrir una tienda de ropa con su novio de entonces.
La relación terminó y una noche en el Norre Kavaljeren fue presentada a Per Gessle por el amigo común Lasse Nordin.
-Sabía quien era Per desde antes, pero se puede decir que Gyllene Tider no eran mis ídolos. Además yo había vivido unos años en el extranjero y no había seguido la carrera de Per.
El amor no surgió esa noche, sino unos meses más tarde cuando llegó una carta al buzón de Åsa, firmada por Per Gessle.
-Él escribió sobre mi perro diciendo que podía dejarlo en casa si tenía la posibilidad de invitarme a cenar. La carta estaba escrita con picardía, muy característico de Per. A él le sigue gustando escribir cartas a mano.
Desde entonces Åsa y Per han sido pareja y desde entonces es Åsa la que ha planificado todo alrededor de los viajes de Roxette.
-He viajado con Per desde 1989 y te puedes imaginar que hemos vivido en muchísimos hoteles en diferentes lugares del mundo. No me atrevo ni a pensar cuántos… Al principio era mucha promoción y podíamos recorrer varias ciudades al día, ahora es más tranquilo. Ahora podemos parar y reunir impresiones.
Además de sacar inspiración de diferentes hoteles Åsa también graba con la cámara durante todos los viajes, algo que está en proyecto para una filmación que pronto estará acabada, firmada por el famoso director de cine Jonas Åkerlund.
-He estado grabando con la cámara desde las grabaciones del disco Joyride y por ahora estamos satisfechos. Hay documentados muchos recuerdos divertidos.
Aún no está claro donde será emitido, pero la producción está casi terminada.
-Tanto Per como yo somos coleccionistas. En mi caso se trata de revistas de decoración y inspiración para diseño. Querer documentar con la cámara también es una manera de coleccionar, constata Åsa señalando la pared detrás nuestro. Allí cuelgan muchos viejos recuerdos de Roxette y Gyllene Tider que Per ha decidido coleccionar a lo largo de los años, desde discos de oro hasta guitarras y cartas de rechazo de los primeros contactos de Gyllene Tider con discográficas.
Los dos últimos años, la familia Gessle ha vivido en Halmstad, sobretodo porque su hijo Gabriel ha terminado sus estudios secundarios en el desarrollo de juegos. Para Åsa ha sido perfecto, ella se siente muy bien en Halmstad mientras que a Per le va más Estocolmo.
-Aquí tengo mucho más que hacer con el hotel. Tengo una vida más social, mientras Per está en el estudio trabajando en casa o en casa de Mats “MP” Persson. Per tiene una vida más social en Estocolmo. Incluso me gusta salir a bailar, la última vez fue hace unas semanas en Västerhagen. Aún tengo agujetas. Salir a bailar es algo que no puedo hacer con Per, dice Åsa riendo.
Por otro lado Halmstad siempre ha sido un lugar tranquilo para reunir fuerzas. A pesar de que Roxette fue durante un tiempo la banda más grande del mundo, Åsa y Per siempre se han esforzado por mantener los pies en el suelo.
-Venimos a casa a Halmstad para coger fuerzas. Me encanta andar por el caminito de Prins Bertil, lo cual hago casi cada día. Es genial que pasen nuevas cosas todo el tiempo y que el paisaje cambie a lo largo del camino. Mi sitio favorito es Tylöbäck, donde hay un ambiente cautivador, aunque pienso que deberían quitar todos los árboles viejos…
Otro lugar favorito es el jardín donde a Åsa y Per les gusta simplemente sentarse a disfrutar de la tranquilidad, así como desayunar en el rincón especial para el desayuno.
-Es maravilloso tener un poco de rutina. Per toma siempre café de filtro a horas determinadas como una vieja jajajaja.
Para Åsa lo que ocupa más su día a día actualmente es el interés por el diseño. Empezó cuando la empresa inmobiliaria de la comunidad de Halmstad, HFAB, organizó una feria en 2007 y Lasse Nordin preguntó a Åsa si podía decorar uno de los pisos.
-Primero dije que no ya que estaba en medio de una gira, pero el motivo real era que me daba un poco de miedo. Al final dije que si, de lo cual estoy satisfecha hoy. Usé lámparas By Rydéns en el piso y conseguimos un buen contacto con ellos. Me preguntaron si estaría interesada en diseñar lámparas propias.
Åsa ha diseñado una serie de lámparas junto con By Rydéns. El tema es el amor y la paz y el símbolo de la paz es la pieza central del diseño.
-El objetivo es que cada temporada salgan una o dos lámparas. Tengo muchas terminadas esperando salir a la luz, dice Åsa que está involucrada en cada detalle en lo que se refiere a las lámparas.
-Tardé un tiempo en atreverme a diseñar mis propias lámparas. He aprendido que es importante creer en uno mismo y retarse.
El amor es el punto de partida de Åsa cuando está diseñando. Para ella está claro que el amor nos hace mejores personas y su mensaje es que deberíamos ser más amables los unos con los otros y alegrarnos de los éxitos de los demás.
-Mis lámparas están con la paz y amor. Quizá suena a cliché, pero el amor y la paz es fundamental en el mundo.

http://hallandsposten.se/nyheter/halmstad/1.4040386-borta-bra-men-hemma-bast

Deja un comentario