Entrevista a Per en el Hallandsposten

Per Gessle sobre la vida luminosa y oscura.
El primer escalón en el cohete musical de tres escalones es disparado. El disco, “En vacker natt”, grabado en Nashville, es editado. En verano espera la gira “En vacker kväll”. Y en Septiembre es el momento del segundo disco, “En vacker dag”. Es tan cercano a la persona privada Per Gessle como el artista Per Gessle puede ser.
Transitoriedad de la vida. En la distancia Per, 58 años, pudo experimentar que grandes como David Bowie, Leonard Cohen y Prince murieran el año pasado.
-¿Conociste alguno de ellos?
-Conocí a Bowie antes de un concierto en Lyon, pero solo nos saludamos y no tuvimos tiempo de hablar. A Cohen no llegué a conocerlo y tampoco a Prince aunque Roxette tocó en misma gala, en los MTV Europe en Berlín. Pero a la que se movía, había 18 hombres a su alrededor. Además estuve en su estudio Paisley Park, en Minneapolis, justo después de haber estado REM grabando allí. Todo era blanco y en medio había una jaula gigante. Incluso pudimos ver la vivienda privada de Prinde encima del estudio. Y era precisamente como te imaginabas a Prince. Una habitación en forma de corazón, mucho lila y un techo desplazable en todo el piso.


-Hiciste un trabajo especial sobre Bowie en la escuela y te teñiste el pelo naranja. ¿Dónde tienes tu inspiración más grande?
-Musicalmente no lo sé, pero Bowie es definitivamente el artista que ha significado más para mí ya que entró en mi vida cuando tenía 13-14 años, fue el más influyente. Gunilla era de Elvis, Bengt de The Beatles y yo de Bowie.
Pero hoy en día ya no viven ni Gunilla ni Bengt, Per perdió en poco tiempo su madre Elisabeth, su hermano mayor y su hermana mayor.
-¿Cómo te ha afectado?
-Está claro que tienes una nueva visión de la vida, apreciar el “ahora”, cuidar de las personas cercanas y queridas. Bengt tenía cáncer de pulmón, pero no lo dijo a nadie. Probablemente yo estaba de gira cuando Gunilla lo visitó en el hospital y cuando se fue de allí la llamaron diciéndole que había muerto. Así que llega un momento en la vida en que conoces a más gente que muere que no que nazcan, lo cual naturalmente te hace pensar.
-¿Crees en Dios o en una vida después de esta?
-No me he decidido. Quizá a veces. Hubiese sido genial tener una fuerte fe en Dios y tanto mi madre como Gunilla eran muy religiosas. Gunilla se formó para ser sacerdotesa pero empezó a trabajar en hospicio. Pero probablemente no pertenezca a ningún lugar. Es así con casi todo. Aunque quién sabe, dicen que cuando te haces mayor te vuelves religioso…
Estamos en la casa de las afueras de Halmstad donde Per ha puesto en la mesa café y bocadillos. Su mujer Åsa y su hijo Gabriel no están en casa.
-¿crees que las raíces son más importantes cuando ocurren estas cosas serias en la vida?
-Si, aunque yo soy una alma inquieta, así que probablemente sea así. Uno vuela por todo el mundo pero sin embargo al final acabas en Halmstad. Y es maravilloso ya que aquí todo es mucho más sencillo. Más cerca de la naturaleza, más tranquilo…
-¿Ha influido en tus letras?
-Bueno, no hay ninguna letra que esté directamente relacionada con ello. Pero sin pensarlo, seguramente influye. No creo que fuese mejor antes y no necesariamente tiene que ser negativo el hacerse mayor suponiendo que estés sano. Al contrario, artísticamente y creativamente usó la experiencia cuando escribo.
-Vi un estudio que mostraba que entre los 60 y los 75 uno está más satisfecho con la vida…
-Probablemente. Hay estabilidad con tu familia, hay llegado al top en tu carrera y con suerte estás satisfecho con lo que has logrado en la vida. No te queda nada por demostrar. Yo pronto estaré allí y pude hacer un disco construido más en ambientes que en una que otra canción y casi tan lejos del carril como se pueda. Un papel en blanco. Acústico, sueco y relacionado con las letras e influenciado por el country sin ser country. Probablemente de lo que estoy más orgulloso, después de casi 40 años en el negocio, es de haber hecho algo que nunca he hecho antes. Después si a la gente le gusta no lo sé y por ello quiero esperar antes de decidir qué canciones tocar en la gira. Ya que habrá lo mejor de Roxette, Gyllene Tider y mi carrera en solitario.
Es a principios de julio que se eleva el segundo escalón del cohete de tres escalones; la gira “En vacker kväll”.

Gessle canción a canción:
“Min plats”: fue una de las dos canciones centrales del disco en que cuando estuvieron acabadas, tuve la pieza central que debía encontrarse. Y parecía la canción perfecta para abrir el disco.
“Första pris”: una de las canciones que no están escritas para el disco sino que para Roxette, que nunca grabamos. Una melodía un poco triste a dúo con Helena Josefsson, donde casi hice la traducción literal palabra por palabra de la letra inglesa.
“Småstadsprat”: en un principio no fue pensada en absoluto como un dueto. Pero empezamos a hablar sobre lo raro que es encontrar un dueto de dos chicos. Si es chico y chica, se cantal el uno al otro, pero chico y chico es cantar hacia un objetivo común como aquí con Lasse Winnerbäck.
“Enkel resa”: una canción diferente y divertida. Intentó ocasionalmente animar a MP a escribir canciones lo cual hace fantásticamente bien. Y lo hace cada diez años…Aquí está él con una base emocionante a la que yo le puse melodía.
“Allt gick så fort”: la otra canción central del disco. Leí una entrevista a David Crosby en que explicaba que tenía cinco guitarras en la habitación que las tenía afinadas de manera diferente. Así que empecé a googlear y encontré una afinación diferente en que la guitarra se convertía en un instrumento totalmente nuevo. Pero cuando íbamos a grabar en Nashville, no pude agarrarlo de nuevo, así que usamos la demo.
“Tittar på dej när du dansar”: la canción más pop del disco. Intenté evitar este tipo de canción, pero era al menos necesaria una por la energía. Construida un poco diferente con dos canciones en una y una de las pocas con guitarra eléctrica.
“Några glas rosé”: la canción más difícil ya que no tiene estribillo y tiene una letra narrativa que necesita mucho espacio. Aproximadamente como “Billy” aunque sin estribillo.
“Far too close”: escrita para Roxette en un principio y ya que teníamos tiempo, fue un homenaje a Nashville dejar cantar la última canción del disco a Savannah Church, justamente una chica de Nashville.

http://www.hallandsposten.se/n%C3%B6je-kultur/musik/per-gessle-om-det-ljusa-och-m%C3%B6rka-i-livet-1.4256522

Deja un comentario