Entrevista a Per en el periódico sueco Wermlands Tidningen

Per Gessle tiene un sentimiento amor-odio hacia su voz pero puede enorgullecerse con una lista de éxitos como nadie más en la música pop sueca.
NWT se encuentra con Per Gessle con motivo del concierto en Karlstad y habla sobre la rotura de pierna que dio a Roxette su sonido y sobre porque escoge seguir con Roxette sin Marie Fredriksson.
Lo que empezó como un proyecto-hobby durante un tiempo cuando Per Gessle se sentía como algo que había caducado, llegó uno de los cuentos de éxito musical más grandes de Suecia. Junto con Marie Fredriksson, Gessle formó un dúo que vendió millones de discos e hicieron varias giras por todo el mundo. El grupo se enorgullece de tener cuatro números uno en el Billboard y tener una gran multitud de fans devotos. Pero a principios de la primavera de 2016 Marie Fredriksson dio la noticia de que quería poner punto final. El tumor cerebral del que fue operada en 2002, empezó a afectar más su día a día.
La noticia no sorprendió a Per Gessle. Ya se esperaba, Marie Fredriksson cada vez se fatigaba más en el escenario. Estaba sentada en gran parte de los conciertos. La gira planificada para ese verano fue cancelada.
Allí podía haber acabado el cuento sobre Roxette. Pero Marie quería otra cosa. Ella animó a Per a continuar, y con el beneplácito de su compañera de dúo, Per ahora ha hecho arreglos a una parte del catálogo de Roxette a un sonido más cercano a su último disco en solitario.
-Yo no quería seguir con Roxette, dice Per Gessle.
-No veía cómo podía seguir. Habiamos creado Roxette juntos. Cuanto Marie lo dejó, hice algo que estaba muy lejos de lo que era Roxette -música acústica en sueco grabada en Nashville. Para mí fue natural dejar Roxette atrás y seguir adelante.
Los dos discos fruto de esas sesiones en Nashville han sido honorados tanto por el público como por los críticos. Cuando después iba a trasladarse la música al escenario para la gira de verano, Per Gessle escogió añadir algunos nuevos músicos a su banda, incluyendo instrumentos como violín, dobro y pedal steel.
-Quedó un sonido totalmente nuevo, un abanico totalmente nuevo de posibilidades para mí. Con ello surgió la idea de dejar que esta banda hiciera canciones de Roxette. Aquí había posibilidades de hacer una “nueva” versión de Roxette que no estuviese dirigido a grandes arenas de la misma forma que antes. Quería quitarme la idea de los arenas. El verano pasado tocamos algunas canciones de Roxette y dio ganas de más.
Pero dejar que Roxette tomara una nueva dirección musical no ha sido del todo fácil. En un principio no fue una decisión fácil de tomar.
-Ahora están todas estas canciones de Roxette que he escrito y hay dos caminos a seguir. O escojo no tocarlas más en directo porque Marie ya no está. O las tocamos de todas formas.
Per se encoge de hombros y constata:
-¡Qué cojones!, pensé yo. Ya que Marie ha dado el beneplácito de seguir tocando, ¿por qué no voy a hacerlo? Hay todo un mundo allí fuera que les gusta la música y que quiere escucharla. Muchos de los hits son tan actuales ahora como jamás lo han sido. El problema más grande fue llegar a cómo lo iba a hacer… Artisticamente, si me disculpas una palabra fuerte. Me gustaría hacerlo de la manera correcta.
Él ja escogido llamarlo Per Gessle’s Roxette para que nadie espere que aparezca Marie Fredriksson.
-Una parte cree que Marie se ha tomado una pausa. Pero no es así. Desgraciadamente. El tiempo de Marie en Roxette se ha acabado. Tanto los fans como yo tenemos que vivir con ello.
-¿Cómo te sientes? ¿Te has acostumbrado a la idea?
-Si. Probablemente, ahora sí. Ha pasado tiempo. Al mismo tiempo veo esto como un nuevo capítulo en la historia de Roxette, ella quiere que yo administre la herencia. De aquí a dos años, esto se sentirá claramente. Más o menos como Roger Waters que va de gira con canciones de Pink Floyd. El tiempo pasa, la música queda. Yo, y mucha gente, somos románticos que queremos que todo sea como siempre ha sido. Pero ahora no es así. Esta es mi manera de abordarlo.
La entrevista antes que NWT la hace un equipo de tv de Rusia, están recogiendo su material técnico cuando paso yo. St. Petersburg es una de las paradas en esta gira que empezó en Praga y que ahora aterriza en Karlstad vía entre otras ciudades Halmstad y Londres. Imágenes de los conciertos previos hacen entrever que Gessle se siente cómodo en el escenario. Él habla calurosamente de sus músicos, nombra la cantante Helena Josefsson -que colaboró en el último single de Sven-Ingvars- y su habilidad por encontrar nuevos ángulos en su música.
-Ella es fantástica.
-¿En qué medida asume ella el papel de Marie?
-Quiero que Helena haga un paso adelante, no para tomar el papel de Marie sino para hacer las canciones como suyas. Es muy importante. Esto no puede convertirse en una banda de covers de Roxette.
Muchos de los grandes hits de Roxette, como “Joyride” y “The look”, los cantas mayormente tu. ¿Qué piensas de tu voz?
-Siempre he tenido y sigo teniendo una especie de relación amor-odio con mi voz. Uno de los motivos para Roxette era que yo iba a evitar cantar. Empecé a cantar en Gyllene Tider porque nadie más quería. Siempre he estado más interesado en escribir canciones.
-Las canciones que cantaba yo con Roxette al principio, les ponía un tono más bajo para evitar la voz infantil, quería salir del chirriante Per Gessle. Hoy en día mezclo mi voz con la de Helena u otra cantante femenina. Encaja muy bien con mi voz. De la misma forma que le iba bien hacerlo a Leonard Cohen. Hay un sentimiento crema de chocolate cuando una voz femenina se junta con la mía. En Gyllene Tider se hacía con Micke Syd que ponía un tono luminoso a mi voz.
-Si Gyllene Tider se inspiraba en el powerpop británico, Roxette era otra cosa. ¿Tenías una imagen clara de cómo iba a sonar Roxette?
-Fue una estrategia consciente. Yo quería entrar en el mundo digital con Roxette. Primero grabamos solo un single, “Neverending Love”. Cuando grabé una demo de la canción, usé solo sintetizadores y programadores.
-¿Para contrastar con Gyllene Tider?
-No, más bien porque yo estaba en esos sonidos en ese momento. Quería que mi música se sintiera contemporánea. Pero cuando Clarence produjo el primer material de Roxette, él quería sustituir todos los sintetizadores por una banda tradicional. Entraron músicos, entre otros, de Eldkvarn. Yo pensaba que sonaba terrible. Pero se convirtió en un hit, así que la discográfica nos dio la oportunidad de grabar un álbum entero. El primer disco de Roxette se convirtió en una especie de híbrido en que algunas de las canciones estaban basadas en sintetizadores, otras tocadas por la banda.
Después del primer disco la continuidad era insegura. Marie Fredriksson tenía una carrera en solitario más extensa con giras y discos. Durante el tiempo que Marie estuvo ocupada con lo suyo, Per escribió las canciones de lo que sería “Look Sharp”.
-Canciones como “The look”, “Dangerous” y “Listen to your heart”. Empezamos a grabar con la misma banda que antes, pero sonaba como antiguo. Yo quería entrar en el mundo de las máquinas!
La salvación llegó desde una dirección inesperada. Cuando el técnico de estudio Alar Suurna se rompió la pierna, fue sustituido por Anders Herrlin de Gyllene Tider. Anders se había interesado por la técnica digital y pudo mostrar a Clarence Öfwerman lo atractivo de ello.
-Así que fue gracias a la rotura de una pierna que “The Look” y todas las otras canciones suenan como suenan! Quedó música programada auténtica. A parte de las guitarras, solo hay máquinas programadas. “Listen to your heart” es un poco más orgánica.
-Así que ahora cierras el círculo y tocas las canciones de Roxette con una banda tradicional.
-jajaja, si, tienes razón. Empiezo a hacerme mayor. Lo normal hoy en dia -desde Coldplay y U2 hasta todo el resto- es que lleves algo de música pregrabada cuando tocas en directo. Nosotros pasamos de todo eso y tocamos en directo de verdad, como una vieja banda de rock.
-Tu y Marie experimentasteis grandes éxitos con números uno en el Billboard y extensas giras mundiales, en algunos momentos os debéis haber sentido como calcetines en una lavadora.
-Si, la verdad es que si.
Muchos artistas tienen difícil llevar la situación, historias sobre excesos, divos y comportamiento destructivo representa una gran parte de la historia de la música pop. Tú droga parece haber sido todo el tiempo la caza del próximo hit.
-Cierto. En última instancia soy letrista. Pero siempre escribo tan pocas canciones como sea posible. Benny Andersson se sienta al piano cinco días a la semana. Al final encuentra algo que le gusta. Yo trabajo de mañanera totalmente opuesta. No me acerco a un instrumento hasta que realmente siento que tengo algo genial entre manos. Intento escribir la canción rápidamente, la quiero sacar del cuerpo, de mi sistema. Después vuelvo y la cambio hasta que quedo satisfecho. Un poco como colocar las piezas del puzzle.
-Hablas muy entusiasmado sobre tus letras, sobre todo el proceso. Aparte de la vida familiar, es escribiendo canciones donde estás más satisfecho con la vida?
-Si! Es donde más concentrado estoy. Ahí recae el 100% de la creatividad. Sigo todo el tiempo lo que siento en el estómago. Cada decisión lleva a la otra. Trabajo duro. Cuando escribes, a diferencia del trabajo en el estudio, puede haber mucha ansiedad y enojo. A veces no encuentro las palabras, no encuentro el sentimiento. Rima mal, hay demasiadas sílabas aunque las palabras eran las correctas. Hay muchas cosas que crean una enorme frustración.
Después de un profundo suspiro, sigue él sonriendo:
-Al mismo tiempo es una recompensa enorme. Escribir no es algo que realmente yo controle, simplemente está ahí. Quizá llegue un día en que sienta que no tenga nada más que escribir. Pero hasta ahora nunca ha ocurrido. Puedo pasar un mes sin coger una guitarra y de repente, zas!, tres canciones en solo unos días. Cuando terminas en ese estado, entonces es lo único que existe, el tiempo desaparece.
Gessle sobre el futuro de Roxette:
-Creamos un nuevo sonido. Quién sabe, quizás esto lleve a que entremos en el estudio y grabemos un nuevo disco. Con nuevo material de Roxette. Pongamos que dentro de un año tengo diez canciones en inglés y que no sé qué hacer con ellas. ¿Por qué no probar? No hay límites. Siento que que todo esto es un gran desafío, pero siento que debo hacerlo. Si no lo hago, me voy a arrepentir siempre.
Gessle escucha:
-Tengo una lista en Spotify especialmente para la recepción del Hotel Tylösand. Empezó con unas cien canciones de fácil escucha, pero canciones maravillosas que te ponen de buen humor. En principio la he actualizado cada día y ahora hay subidas más de dos mil canciones! Es una playlist abierta llamada “Easy listening by PG”. Entrad y echadle un vistazo.
Gessle mira:
-Me encanta ver películas pero claramente me he enganchado a diferentes series en Netflix y HBO también. “Ozark” es mi última favorita. Mis placeres culpables son que me gusta “Family guy” y sigo pensando que “Seinfeld” es lo mejor que se ha grabado desde Monty Python.
Gessle lee:
-Leo bastante. De todo. Muchas biografías. El último libro que he leído ha sido el libro sobre Madame Claude. Me acabo de comprar la biografía de Roger Daltrey. Pillé el libro sobre el Capitán Klänning en una gasolinera hace un mes.
El mejor disco en todas las categorías:
-“Rumours” de Fleetwood Mac. Producción atemporal y buenas canciones y letras. Buenos chismes alrededor de la grabación, bonita portada. Claramente.

Per Gessle: “Det finns en hel värld därute som gillar musiken och vill höra den”

Deja un comentario