Reseña en el Aftonbladet del primero de diez conciertos de Per en el Tylösand

Per Gessle (3 de 5):

Lugar: Hotel Tylösand, Halmstad. Público: 450 personas (agotado). Duración: 85 minutos. Mejores canciones: “Listen to your heart”, “Honung och guld”, y, de hecho, “Sommartider”. Peor momento: quizás no haya nada de malo en la versión de “Tuffa tider”, pero sabiendo todo el tesoro que ha creado Gessle, uno quiere echar el instrumento al mar.

Tuvo que haber una pandemia para que Per Gessle volviera a hacer un concierto acústico. La última vez que ocurrió fue el “MTV Unplugged” que Roxette grabó en el Cirkus en Estocolmo en 1993.

Ahora las circunstancias no son normales. Aún no estamos en ese punto. Durante un tiempo más los conciertos por el país serán relativamente pequeños y con normas estrictas.

El público debe estar sentado junto a sus mesas, mantener la distancia en el bar y no beber cuando están de pie. No, ni siquiera está permitido bailar con agua mineral. Y quien intente bailar, amablemente pero decididamente lo meterán en un paquete, le pondrán un sello en la frente y lo enviarán sin dirección de retorno, algo así.

Pero a diferencia del año pasado, en cualquier caso, ocurre algo. Poder ver un concierto, parece irreal. La noche tranquila sigue siendo un contraste ensordecedor con lo gris y muerto que ha sido.

Esperemos que esto sea una señal de que el directo está en camino de salir del congelador. Sin ello, todo está apagado y triste.

La alineación en el escenario es conocida. La excelente Helena Josefsson en los coros, Clarence Öfwerman en el piano, Magnus Börjesson en el bajo y un conocido hombre mayor con guitarra, Christoffer Lundquist.

Es un poco sorprendente cómo funciona Gessle en esta situación un tanto inusual. Él alterna clásicos y rarezas con charlas entre canción y canción sobre las guitarras de Roy Orbison y sus tiempos como trovador, cuando solía tocar “Drömmen om Elin” en residencias de ancianos.

La forma y los arreglos crean un ambiente de Halland a lo americano que traza líneas audaces en las melodías. Los únicos, en Suecia, que pueden competir con Gessle sobre melodías que todo el mundo se sabe de memoria, son ABBA.

Quizás el elenco bronceado y alegre en el Hotel Tylösand no esté aquí para escuchar “Min hälsning” o “Vid hennes sida”. El murmullo que fluye desde las mesas no lo indica.

Sabéis qué canción esperan todos. La que trata sobre una estación del año, hey hey.

Pero primero tocan una brillante “Listen to your heart”, dedicada a Marie Fredriksson y Pelle Allsing. La versión puede hacer que los corazones duros escriban sentimentalmente sobre el cielo de postal en las dunas de arena.

Pero es “Sommartider” la que pone el punto fuerte, como de costumbre. Trae un sonido de un verano mejor que quizás vuelva.

No hay nada extraordinario en la premier acústica de Per Gessle. Todo respira más bien a una calidad adulta y sin pretensiones que tiene todas las posibilidades de crecer hacia algo más fuerte.

Setlist:

1. Kung av sand 2. På promenad genom stan 3. Flickan i en Cole Porter-sång 4. Småstadsprat 5. Tycker om när du tar på mig 6. Det hjärta som brinner 7. Tuffa tider 8. Honung och guld 9. It must have been love (Christmas for the broken hearted) 10. Om du bara vill 11. Här kommer alla känslorna (på en och samma gång) 12. Min hälsning Bises: 13. Jag skulle vilja tänka en underbar tanke 14. Listen to your heart 15. Sommartider 16. När alla vännerna gått hem Bises II: 17. Vid hennes sida.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/Py9m5z/en-valkommen-och-ansprakslos-kvalitet?fbclid=IwAR0jOJmobWdiJKL56dSx1yNWOC1I8RclP_9QrIt-hDebUgnxRRF1_n2Ipf4

Deja un comentario