Extensa entrevista a Per en Goteborgdirekt

 

Gessle reúne la banda de Roxette para un nuevo álbum

El éxito del verano con los conciertos unplugged en el hotel Tylösand le han dado ganas de más a Per Gessle. Este otoño sale de gira. En Noviembre estará con su banda en el teatro Lorensberg. Kali Martin de Goteborgdirekt escribió a Per Gessle y recibió respuesta.

-¿Cuando nació la idea de los conciertos en Tylösand? Y, ¿cuando surgió la idea de esta próxima gira?

-La idea surgió por la situación de la pandemia. ¿Qué hacer cuando no hay trabajo para los músicos y técnicos por culpa de las fuertes restricciones del corona? Intenté pensar en positivo, aprovechar la ocasión y hacer algo especial en el hotel Tylösand. El reto de tocar en acústico para un público muy pequeño y sentado era emocionante. Un terreno desconocido para mi. Habíamos hecho “Late Night Concert” para TV4 (en un Cirkus vacío) en Noviembre de 2020, así que sabía que tenía una buena banda con ambiciones altas. La reacción y la respuesta del público fue fue abrumadora, así que sentí que no podía terminarlo ahí.

-¿Como fue volver a encontrarse con el público, aunque sea sentado y quizás no tan eufórico como cuando están de pie?

-Maravilloso y muy especial para mi ya que era en formato muy pequeño. Había aproximadamente 475 personas cada noche, todo se sentía cercano e íntimo, a veces respondíamos a alguna pregunta que escuchábamos entre las canciones, a veces se acercaba alguien al escenario con un regalo o unas flores. El ambiente junto a la playa de Tylösand es fabuloso. 9 de 10 noches pudimos experimentar las puestas del mundo más bonitas del mundo. La banda pensaba que era la mejor “gira” que habíamos hecho. ¿Quizás tengan razón?

-¿Cuánto has echado de menos salir a la carretera?

– Soy una alma inquieta, cuando estoy en el estudio echo de menos salir de gira y viceversa. Pero realmente me gusta tocar mis canciones, me encanta estar de gira. Hay un romántico pop alrededor de esto de lo que parece que dejará de fascinarme. Sin embargo este verano no hubo demasiada gira para mi y vivo a cuatro minutos del escenario…

-Tu catálogo de canciones es impresionante y realmente podrías tocar cada día del año sin repetirte. Pero, ¿como escoges las pasas del pastel (los pasteles)?

-Empecé escogiendo 30-35 canciones y grabé versiones acústicas en el estudio para encontrar la clave y el sentimiento correcto. Lo hice totalmente en directo para experimentar como se sentía tocándolas y cantándolas. 6-7 canciones al día en una semana. Después presenté a la banda unas 25 canciones. Desde el principio, la idea era tocar 45 minutos + 15 minutos de bises pero terminó convirtiéndose en un concierto de 110 minutos!

-Se nota enseguida durante los ensayos si a la canción le queda bien el nuevo traje. A veces si, a veces no. Algunas canciones de Gyllene Tider sonaban inesperadamente frescas en acústico, por ejemplo “Kung av sand” y “Juni juli augusti”. Creí que quedarían más “fuera de lugar” pero fue al contrario.

-El verano pasado escuché, de casualidad, una parte de la música de tu archivo. Es fascinante, y en todas las formas, de admirar, el camino que has hecho de la habitación de la infancia al mundo. De alguna forma, es como si la curiosidad que tenías por la música de pequeño siguiera iluminando en tu creatividad. ¿Como lo haces para mantenerlo?

-Desearía que tuvieses razón. Pero a veces siento que pierdo un poco el interés por la nueva música pop. Me he vuelto como mis padres en los 60 y 70, que siempre pensaban que todo el pop que yo escuchaba sonaba igual. Ahora, al fin, los entiendo! jajajaja Pero a mi me va y me viene. A veces me aburro extremadamente con mi propia colección de discos y todos mis viejos favoritos y busco desesperadamente algo nuevo para escuchar. A veces busco otro tipo de música; Bill Evans, viejo country, Penguin Café Orchestra. Los encontré el otro día y de vez en cuando son mágicamente buenos.

-En cuanto a mi creatividad, suelo decir que escribo tan poco como puedo! Cuando entro en mi “situación de escritura”, a menudo tengo una idea terminada de lo que busco. Ahora he terminado un nuevo álbum en inglés (con la vieja “banda de Roxette”), la idea del cual era que fuese un enlace entre el “Look Sharp” y el “Joyride”. Y el disco suena realmente así.

 -También he tenido el beneficio de escuchar tu programa “Gessle nio i topp” de P4 junto con Sven Lindström. En un porcentaje, ¿hasta qué punto eres un friki del pop en relación a tu papel como letrista, músico y artista?
-Cuando me miro a mi mismo, soy 100% friki del pop. Soy un músico autodidacta que he aprendido todo lo que sé del maravilloso mundo del pop. Me sigue costando entender que tenga éxito con mis letras y música de la forma como ha ocurrido. Pero cuanto más tiempo pasa, más cómodo me siento como artista y como músico. Probablemente no me hubiese atrevido una gira unplugged como está hace 10-15 años. Ahora parece algo natural.
-Tu creatividad, ¿Eres muy disciplinado? De 9 a 5, de lunes a viernes, o te basas más en la inspiración?
-Estoy súper concentrado y disciplinado cuando tengo un proyecto entre manos. Entonces trabajo mentalmente todo el día. Entro en mi burbuja y me quedo ahí hasta que está terminado. Me vuelvo muy aburrido, antisocial y una persona innecesaria.
-Los que nacimos a finales de los 50, vemos que nuestros modelos a seguir e ídolos escapan del tiempo. ¿Influye tu creatividad y el anhelo de tocar de alguna forma, que estés ansioso por aprovechar tu tiempo?

-Si, te recuerdan todo el tiempo que tus héroes e ideales se van borrando. Te influencia, desde luego. Pero en cuanto a mi propia creatividad, realmente está más relacionado con el ego. Escribo y toco, en primer lugar, para mi. No conozco nada más, de echo. Que haya habido un público interesado un poco aquí y allá en el planeta durante 40 años, es tan surrealista como el grupo de Halmstad.

https://www.goteborgdirekt.se/noje/gessle-samlar-roxette-ganget-for-nytt-album/repuif!Lm1UKC11lq7OJeLV76aYCw/?fbclid=IwAR2DhokRE23cplT4dB62aK9DfM1X0oyx6jxYUDn14De2Z69FTYULV4Vkmw8

 

 

 

 

 

 

Entrevista a Per en el Aftonbladet sobre su versión de Nothing else matters de Metallica

Per Gessle versiona la balada más icónica de Metallica en el nuevo álbum homenaje. Pero él no está preocupado por las críticas de los hardrockers ortodoxos.

– jajajaja no. It’s only rock’n’roll but I like it, dice Per.

El 12 de agosto de 1991, Metallica sacó el disco “The black album”. El disco llevó a la banda desde los amantes del thrash hasta lo más alto de las listas.

Unos cuatro meses antes había salido el disco “Joyride” de Roxette, que llegó a lo más alto de la montaña rusa de su carrera.

Este año, los dos álbumes celebran los 30 años.

Cuando salió a la luz la lista de los 53 artistas que versionarían en el “Blacklist” de Metallica, quizás hubo un nombre que sobresalía: Per Gessle.

– Al principio dudé ya que no conocía todas las canciones, pero cuando pude escoger la canción por mi cuenta, tuve claro que quería formar parte. Está claro que es honor que me lo hayan pedido.

-¿Por qué justamente “Nothing else matters”?

– A principios de los 90 se escuchaba todo el día en la radio y Marie y yo siempre bromeábamos de que podía haber sido una balada  de Roxette. Y es justamente lo que he hecho. He usado los clásicos músicos de Roxette. Acortamos un poco la canción, creamos un nuevo intro e intenté crear una atmósfera de principios de los 90. Incluso pusimos una clave típica de Roxette. Genial. Canté la canción junto con nuestras dos cantantes de Roxette, Helena Josefsson  y DEA Norberg.

-¿Cuál es su grandeza, desde el punto de vista de un letrista?

– De base, es una canción muy buena. Unos acordes bonitos y efectivos con algunos pequeños giros inesperados. Melodías fuertes que puedes expandir. Una letra sensible que está abierta a interpretaciones.

– A pesar de todo, es una de las baladas más respetadas de Metallica. ¿Como fue lidiar con eso?

– Muy inspirador. Por mi parte, era importante hacerlo a mi manera sin preocuparme, o sin imitar, la original. Quise trabajar en la propia canción. Quise hacer de la canción una producción de Roxette. Nothing else mattered.

-¿Algunos miedos por las reacciones por parte de hardrockers que piensan que has entrado en suelo sagrado?

– jajajjaja no. It’s only rock’n’roll but I like it.

– Tu tuviste un período como fan del hardrock a principios de los 70 con Led Zeppelin y Deep Purple. ¿Cuál es tu relación con Metallica?

-Lo primero que realmente escuché de Metallica fue justamente “Nothing else matters” y “Enter sandman”. Las dos se escuchaban todo el tiempo en todas partes. Fue en medio del periodo en qué Marie y yo viajábamos más por todo el mundo. No tengo ninguna relación directa con la banda. Pero tienes razón. Cuando crecíamos, escuchábamos mucho tanto Marie como yo, Deep Purple, Led Zeppelin, Bad Company y los primero AC/DC. Y me gustaban Motörhead, no lo olvidemos!

-¿Has conocido alguno de los miembros de Metallica?

-Si. Me encontrado con Lars Ulrich varias veces. Tenemos amigos comunes tanto en USA como en Europa. La última vez que lo vi fue en un bar mitzvah en Nueva York. Es una persona social y agradable. Habla mucho, así que al cabo de un rato lo dejé con mi mujer. A ella también le gusta hablar.

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/rEz0XK/gessle-tolkar-nothing-else-matters-inspirerande

Reseña en el Aftonbladet del primero de diez conciertos de Per en el Tylösand

Per Gessle (3 de 5):

Lugar: Hotel Tylösand, Halmstad. Público: 450 personas (agotado). Duración: 85 minutos. Mejores canciones: “Listen to your heart”, “Honung och guld”, y, de hecho, “Sommartider”. Peor momento: quizás no haya nada de malo en la versión de “Tuffa tider”, pero sabiendo todo el tesoro que ha creado Gessle, uno quiere echar el instrumento al mar.

Tuvo que haber una pandemia para que Per Gessle volviera a hacer un concierto acústico. La última vez que ocurrió fue el “MTV Unplugged” que Roxette grabó en el Cirkus en Estocolmo en 1993.

Ahora las circunstancias no son normales. Aún no estamos en ese punto. Durante un tiempo más los conciertos por el país serán relativamente pequeños y con normas estrictas.

El público debe estar sentado junto a sus mesas, mantener la distancia en el bar y no beber cuando están de pie. No, ni siquiera está permitido bailar con agua mineral. Y quien intente bailar, amablemente pero decididamente lo meterán en un paquete, le pondrán un sello en la frente y lo enviarán sin dirección de retorno, algo así.

Pero a diferencia del año pasado, en cualquier caso, ocurre algo. Poder ver un concierto, parece irreal. La noche tranquila sigue siendo un contraste ensordecedor con lo gris y muerto que ha sido.

Esperemos que esto sea una señal de que el directo está en camino de salir del congelador. Sin ello, todo está apagado y triste.

La alineación en el escenario es conocida. La excelente Helena Josefsson en los coros, Clarence Öfwerman en el piano, Magnus Börjesson en el bajo y un conocido hombre mayor con guitarra, Christoffer Lundquist.

Es un poco sorprendente cómo funciona Gessle en esta situación un tanto inusual. Él alterna clásicos y rarezas con charlas entre canción y canción sobre las guitarras de Roy Orbison y sus tiempos como trovador, cuando solía tocar “Drömmen om Elin” en residencias de ancianos.

La forma y los arreglos crean un ambiente de Halland a lo americano que traza líneas audaces en las melodías. Los únicos, en Suecia, que pueden competir con Gessle sobre melodías que todo el mundo se sabe de memoria, son ABBA.

Quizás el elenco bronceado y alegre en el Hotel Tylösand no esté aquí para escuchar “Min hälsning” o “Vid hennes sida”. El murmullo que fluye desde las mesas no lo indica.

Sabéis qué canción esperan todos. La que trata sobre una estación del año, hey hey.

Pero primero tocan una brillante “Listen to your heart”, dedicada a Marie Fredriksson y Pelle Allsing. La versión puede hacer que los corazones duros escriban sentimentalmente sobre el cielo de postal en las dunas de arena.

Pero es “Sommartider” la que pone el punto fuerte, como de costumbre. Trae un sonido de un verano mejor que quizás vuelva.

No hay nada extraordinario en la premier acústica de Per Gessle. Todo respira más bien a una calidad adulta y sin pretensiones que tiene todas las posibilidades de crecer hacia algo más fuerte.

Setlist:

1. Kung av sand 2. På promenad genom stan 3. Flickan i en Cole Porter-sång 4. Småstadsprat 5. Tycker om när du tar på mig 6. Det hjärta som brinner 7. Tuffa tider 8. Honung och guld 9. It must have been love (Christmas for the broken hearted) 10. Om du bara vill 11. Här kommer alla känslorna (på en och samma gång) 12. Min hälsning Bises: 13. Jag skulle vilja tänka en underbar tanke 14. Listen to your heart 15. Sommartider 16. När alla vännerna gått hem Bises II: 17. Vid hennes sida.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/Py9m5z/en-valkommen-och-ansprakslos-kvalitet?fbclid=IwAR0jOJmobWdiJKL56dSx1yNWOC1I8RclP_9QrIt-hDebUgnxRRF1_n2Ipf4

Artículo sobre Per en el Expressen

El 9 de diciembre hará un año que murió Marie Fredriksson.

En “Hellenius Hörna” Per Gessle habla sobre como echa de menos a su amiga y colega. 

– Los dos somos de ciudades pequeñas, compartíamos local de ensayo en los 70. Venimos más o menos de los mismo, compartíamos este sueño y nos complementábamos muy bien, dice Per.

Per Gessle y Marie Fredriksson se convirtieron en unos de los músicos mundiales más grandes en los 80 y 90, cuando tuvieron éxito con Roxette y estuvieron detrás de varios éxitos inolvidables. 

En diciembre del año pasado murió Marie Fredriksson, 61 años. 

– Fue horrible. Al mismo tiempo estaba preparado para ello, Marie estuvo enferma mucho tiempo. Fue más bien una manera de concluir, dice Per Gessle en “Hellenius Hörna”. 

Roxette se formó en 1986 y es una de las bandas suecas de más éxito internacional. El grupo ha vendido más de 75 millones de discos en todo el mundo y han sido cuatro veces número uno en la lista americana Billboard. Roxette ha tenido 19 canciones en la lista británica top-40.

– Marie era una artista y cantante fantástica y lideraba Roxette en el escenario. Mientras que yo era bastante bueno escribiendo canciones. Así que había un equilibrio muy bueno. Está claro que lo echo de menos.

Per Gessle ha explicado anteriormente en el podcast de Tomas Andersson Wij, “Hundåren”, que fue algo grande poder colaborar con Marie Fredriksson a mediados de los 80. Ella estaba en medio de una carrera en solitario de mucho éxito y Per estaba entre Gyllene Tider y Roxette. 

– Ella tenía todas estas cualidades las cuales pensaba que yo no tenía. Cantaba bien. No era tan buena en el escenario como lo fue después, pero tenía esa cualidad de estrella. Siempre la ha tenido, dice él en “Hundåren”. 

A pesar del enorme éxito de Roxette, ni Gessle ni Fredriksson creían que las canciones iban a golpear tan fuerte en USA. 

– Formamos Roxette para salir al extranjero. En ese momento pensábamos que sería fantástico salir a Holanda, Alemania y Dinamarca. 

– Pero el primer país en el que tuvimos un gran éxito fue USA. Así que se convirtió en algo más grande de lo que habíamos creído. 

David Hellenius pregunta si hay algún recuerdo de Marie Fredriksson en el que piense a menudo. Gessle explica sobre cuando grabaron la canción “Dressed for success”. Al igual que con “The look”, consiguió un gran éxito en el extranjero. 

– Cuando estábamos grabando “Dressed for success”, discutimos por algún motivo. Marie se enfadó conmigo, me quejé de como la cantaba o algo así, así que ella entró y la cantó en una sola toma. 

– Después, está claro que pienso en los conciertos. Allí ella era fantástica, dice Per Gessle. 

Estos días, la estrella de Gyllene Tider ha sacado el álbum “Gammal kärlek rostar aldrig”. Allí él ha vuelto a canciones que escribió en los 70 y 80, sobre lo que nunca había hecho nada. 

David Hellenius muestra unas imágenes de un concierto de Roxette en Sudáfrica en 1995. Marie Fredriksson está sentada junto a un piano cantando “It must have been love”, acompañada por 60.000 espectadores. 

– Echo de menos esa parte de mi vida. Cuando Roxette se convirtió en algo grande y conseguimos formar parte de todo.

– Sigo siendo una parte de ello pero no de la misma forma.

https://www.expressen.se/noje/per-gessle-om-saknaden-efter-marie-fredriksson/?fbclid=IwAR2yA4OOu9ZFwLjqIzFu0sRWp—0hLDi43ZpoMDV09azfikXL9MDdz1nVg

Reseña de “Gammal kärlek rostar aldrig” en el Göteborgsposten

“Gammal kärlek rostar aldrig” (3/5)

Per Gessle escribió su primera canción en 1976. Toda una vida. Halmstad era otra ciudad, Suecia era otro país. Sin embargo, una de las pocas constantes durante estos largos 44 años, se cree que es el mismísimo profesor del pop de Halland. Nadie más suena como Per Gessle, y Per Gessle solo suena como él mismo. Queda claro cuando ahora escoge sacar varias viejas canciones del cajón. 

Aquí se encuentran las canciones que no encajaron o que nacieron demasiado tarde para incluirlas en algún sitio, y aquí se encuentran las canciones que Per Gessle escribió para otros artistas y que nunca grabó ni editó él mismo (aparte de demos medió terminadas).

Ahí pertenecen las baladas “Segla på etc moln” con la que tuvo un gran éxito Anne-Lie Rydé en 1983, y “I din hand”, que Per Gessle escribió diez años más tarde para el álbum de regreso de Svante Thuresson, “En salig man”. 

Para bien y para mal, las dos son canciones claramente Gessle. “Segla på ett moln” crece cuando Per Gessle la convierte en un bonito dueto junto con Helena Josefsson, mientras que el sonido jazz de Svante Thuresson es sustituido por un toque demasiado Gyllene Tider. 

El resto de canciones tira de viejas ramas del árbol estable de Gessle. La canción pop que abre el disco, “Nypon & Ljung” surgió, por ejemplo, de la sesión en Nashville en 2017, la cual contiene el bonito pedal steel de Gicken Johansson.

Las casi desnudas “Viskar” y “Tända en sticka till” las escribió Per Gessle a principios de los 80, más o menos al mismo tiempo que escribió la canción que termina el disco, “Kom ut till till stranden”, que destaca por encima de todo y se vuelve memorable gracias al saxo tenor de Per Thornberg. 

Además, Per Gessle ha lanzado dos canciones recientes, “Mamma” y “Pappa”, que él escribió para el día de la madre a principios de este año. Su mayor aportación al album probablemente sea la temporalidad que flota en muchas de las canciones de Per Gessle. 

Porque hay una seguridad en la música sueca de Gessle. Disco tras disco, canción a canción, vibra una especie de tono d fondo que transportan las canciones independientemente de si es algo de Per en solitario o de si es algo de su antigua banda de Gyllene Tider. Es bonito. E impresionante. Pero no tan emocionante. 

Paralelamente el trabajo propio de Gessle, también se edita este otoño muchas de las canciones no editadas anteriormente de Roxette. El primer volumen de “Bag of trix” salió el 30 de octubre, seguido de tres volúmenes más en noviembre y diciembre. 

https://www.gp.se/kultur/musik/recension-per-gessle-gammal-kärlek-rostar-aldrig-1.36621057?fbclid=IwAR2PTdVC_B-sq21IKqKGtrTKQXA_qq5Ay3l4GUfLrIxeAB91vlzfVVUosys