Entrevista a Per en Aftonbladet

Después de un invierno lleno de tristeza, Per Gessle quiso aprovechar la pandemia para hurgar en su archivo y grabar música nueva. El resultado lo vemos ahora, en forma de una caja de Roxette y un nuevo disco en sueco. Además probablemente llegue un álbum en inglés la próxima primavera. 

– Escribir canciones es mi forma de cuidar de mi mismo, dice el icono del pop de 61 años. 

Es una tarde de octubre gris y en Östermalm, en Estocolmo, nos encontramos en las oficinas de Live Nation.

Per Gessle toma un sorbo de lo que no parece ser el primer café del día y afirma:

– Antes solía hacer quince entrevistas al día, ahora ya estoy cansado después de la tercera. 

Él está aquí para hablar con los medios sobre su nuevo álbum “Gammal kärlek rostar aldrig”, recién instalado en el apartamento de Estocolmo después de haber pasado gran parte del año en su casa de Halmstad, donde no ha dejado que el coronavirus pare su actividad. 

El nuevo disco, que consta de canciones del archivo de Gessle recién grabadas, es una especie de resultado de la pandemia. 

Per había empezado a trabajar en un disco en inglés, cuando de repente, la pasada primavera surgió la canción “Pappa”. Esto llevó a una canción más, “Mamma”, y un single doble editado el día de la madre; lo cual llevó a la idea de hacer un disco entero con el que se quedó en casa, en Halmstad, para grabar casi todo él mismo. 

– Pero yo no quería escribir música nueva, porque quería centrarme en el disco en inglés. Así que me vino a la cabeza que tengo muchas canciones las cuales sería genial volver a grabar. 

Per hurgó en su archivo y encontró un poco de Gyllene Tider, un poco de los discos en solitario de los 80, algunas canciones que ha dado a Anne-Lie Rydé y Svante Turesson y algo anteriormente no editado. Entre otras el single “Ömhet”.

– Fue escrita una semana demasiado tarde para entrar en el disco “Mazarin”. Cuando la grabé ahora, parecía al principio un poco demasiado comercial, demasiado pop para este disco. Siempre hay alguna canción con la que dudas un poco. Pero siempre es esa la que tiene más streamings. 

– Después, de hecho, escribí dos nuevas canciones más, aunque eran muy Gyllene Tider, canciones rápidas. Así que pensé guardarlas para otra cosa. 

A nadie se le escapa que Gyllene Tider hicieron una gira de despedida el año pasado. Pero se le notaba a Gessle en el documental sobre la banda que transmitió TV4 las Navidades pasadas, que los sentimientos alrededor de la decisión eran mezclados. Ahora él ofrece lo que es difícil de interpretar como algo que no sea una puerta abierta. 

– Fue Micke “Syd” quien quiso dejarlo ahora que aún estamos todos bien, y simpatizamos un poco con ello. Pero debo decir que también es una pena. Porque es una banda fantástica. Hemos crecido juntos y tenemos el mismo amor por el mismo tipo de música. Gyllene Tider es, de alguna manera, una especie de cerveza artesana. Uno más uno hacen tres, por decirlo de alguna forma. Pero ya veremos si vivimos de aquí a 4,5, 6 años. 

Aparte del nuevo disco, la semana pasada se editó en streaming el primero de los cuatro volúmenes con rarezas de Roxette. Demos, canciones en español, remixes. “Bag of Trix” se llama el proyecto que saldrá en una caja física en diciembre.

– ¿Se siente como algo especial el hecho de repasar las canciones de Roxette justo ahora cuando hará un año de la muerte de Marie Fredriksson? Supongo que han vuelto muchos recuerdos.

– Si. Con Roxette hay varios conciertos grabados de manera profesional que nunca han sido editados, y que son fantásticos de escuchar. Uno se emociona de lo fantástica que era como cantante.

– Supongo que fue un invierno duro para ti, cuando Marie y tu suegra murieron casi al mismo tiempo.

– fueron momentos de mucha muerte. Fue duro. Marie estuvo enferma mucho tiempo, así que de alguna forma te preparas para lo que pueda pasar tarde o temprano. Pero jamás puedes estar preparado del todo. Queda un vacío enorme. Al final, Marie y yo hablábamos a menudo sobre lo que había sido, el fantástico viaje que habíamos realizado. Y solo nosotros dos podemos compartirlo realmente. Muchísimos momentos. Como cuando tocábamos en grandes arenas en algún lugar, nos mirábamos y sabíamos que los dos pensábamos “¿es esto real”?. Está claro que se echa de menos eso. Pero así es la vida. 

En la nota de prensa de la canción “Around the corner”, que sacaste después de la muerte de Marie, dijiste que en realidad la escribiste para ti mismo. ¿Funciona para ti escribir canciones, es terapéutico?

– Si, es lo que hace que te mantengas. Escribir canciones es mi forma de existir, de alguna manera. Mi manera de expresarme y cuidar de mi mismo. No escribí “Around the corner” para Marie, pero cuando estuvo terminada sentí que tenía que ser una canción sobre esta situación. Así que añadí al título “the comfort song”, porque era una especie de canción de consuelo para mi. 

Tus canciones han ido en una dirección más personal los últimos años. ¿Tiene algo que ver con lo que te ha pasado en la vida?

– Si, puede ser. También creo que tiene que ver con la edad. No quedaría bien escribir ahora “Dansar inte lika bra som sjömän” y ese tipo de letras. Al mismo tiempo es una muy buena pregunta, porque a veces pienso que por qué hay que ser serio solo porque te hayas hecho mayor? Es un poco por eso que quiero hacer este disco en inglés ahora, una especie de disco pop-uptempo, porque nadie de mi edad sigue haciendo la clásica música pop. 

– ¿Qué más puedes decir sobre el disco?

– No mucho más, la verdad. Pero espero que salga en primavera.

Per Gessle reconoce que hoy en día son otras cosas las que atraen su creatividad.

– Cuando construimos Gyllene Tider y estaba ocupado más que nada con Roxette, había una lucha todo el tiempo. Yo quería que nos convirtiéramos en algo grande y hacer los mejores discos, los mejores vídeos, ganar ganar ganar. Pero no me siento así hoy en día. Como lo que dije sobre “Ömhet”, que suena un poco demasiado comercial. Para mi era impensable ver eso antes.

Uno de los mayores creadores del país de todos los tiempos hace una pequeña pausa y explica que ahora está impulsado por la inquietud y el deseo de desarrollar ideas. Es por ello que salta de su proyecto electrónico Mono Mind a los discos country grabados en Nashville. 

– Al mismo tiempo pienso que sería increíblemente divertido conseguir un hit. Pero no sé cómo va el tema, ya que la música de hoy en día apenas tiene algo que ver con la música que me gusta realmente.

Comentarios sobre las fotos:

Entrevista en Aftonbladet con Gyllene Tider en 1980

– Mira esto. MP tiene su pequeño mostacho, tiene una apariencia dura. Y ahí estoy yo, por Dios. Un poco ridículo (ríe). Y por supuesto un televisor, ya que acabábamos de sacar el single “Flickorna på TV2”. Esto era totalmente al comienzo. Después intenté aprender qué imagen dar para que salgan buenas fotos.

El peinado de “Joyride” en 1991

– este es mi fantástico peinado de 1991. Un auténtico peinado en esa época. Joder, qué joven estaba. No había visto nunca esta foto.

La grabación del vídeo de “June afternoon” en 1995

– Jonas Åkerlund hizo este vídeo, es genial. Marie llevaba una peluca. En realidad la canción fue escrita para el disco “The world according to Gessle”, pero cuando sacamos nuestro primer recopilatorio con Roxette acabó allí. En esos tiempos también hicimos la gira Återtåget con Gyllene Tider, así que Gyllene Tider toca la canción. 

Per y Marie en la muralla china en 1995

– Fue muy fuerte tocar en China. Y muy raro. Contamos que había 17 metros hasta la primera fila del público. Tan pronto como alguien del público se ponía en pie, se encendían las luces del local. Cuando tocamos “It must have been love”, todo el arena se puso en pie. El personal de seguridad no pudo hacer nada. Además había pancartas con el lema “one world, one unity”. Más tarde, cuando fuimos al vestuario, estábamos todos llorando. 

Foto promocional del disco “Mazarin” en 2003:

– Una foto de Anton Corbijn que fue tomada en Italia. Conocí a Anton cuando hizo el vídeo de “Stars” con Roxette en 1999 y seguimos estando en contacto. Cuando estábamos en Nashville grabando mis discos country, Anton llamó: “estoy en New Orleans para una sesión de fotos con Arcade Fire. Quieres que me pase y te haga la portada del disco?” (ríe). Es un fotógrafo fantástico capaz de conseguir muchísimo con pocos medios. También ha estado aquí y ha hecho fotos con mi familia varias veces. 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/lEEj3k/per-gessle-skriva-latar-ar-mitt-satt-att-ta-hand-om-mig-sjalv?fbclid=IwAR1_leF92FluS4IOJ1d3DBehB6vt8W9_3IGoK6vuGNXRthUpPNcPwKSAXFk

Artículo sobre Marie en la publicación sueca Newsner

 

Marie Fredriksson homenajea a Cornelis. Cuando el piano está en silencio, ella muestra porque es una estrella eterna.

Marie Fredriksson es una de nuestras cantantes más queridas. El pasado diciembre murió después de una larga enfermedad, pero su voz única y sus maravillosas canciones perdurarán para siempre.

Otro de nuestros cantantes admirados, Cornelis Vreswijk, murió en 1987. El año siguiente se homenajeó el trovador, y allí estuvo Marie Fredriksson para homenajearlo.

Ella empezó tocando el piano y empezó cantando “Ännu doftar kärlek”. Pero pronto dejó el piano y siguió cantando a capella. ¿Resultado? Una actuación fantástica y emocionante.

La muerte de Marie Fredriksson el pasado diciembre conmocionó a todo el mundo. La cantante no sólo era una artista querida en Suecia sino en todo el mundo, donde alcanzó grandes éxitos sobretodo en su papel de cabeza femenina de Roxette.

Con hits como “Listen to your heart”, “It must have been love”, “Joyride” y “The look” Roxette alcanzó lo más alto de las listas de éxitos de todo el mundo. Incluso llegaron cuatro veces al número uno de la lista Billboard de USA.

Como artista en solitario, Marie Fredriksson también obtuvo grandes éxitos. Una de sus canciones más queridas, “Ännu doftar kärlek”, la cantó en la boda de Madeleine y Chris O’Neill.

Fredriksson ya editó la canción en 1984 en el álbum “Het vind”, y unos años más tarde la interpretó en el homenaje a otro admirado artista sueco.

Cornelis Vreswijk murió en 1987 y es uno de nuestros trovadores más queridos.

El año siguiente de morir Cornelis, gran parte de la élite de artistas suecos actuó en un homenaje que fue emitido en SVT.

Marie Fredriksson estuvo allí homenajeando a Cornelis con “Ännu doftar kärlek”. Pero no la acompañó ninguna banda ni apenas ningún instrumento excepto su propia voz.

Si hay algo que muestra la grandeza de un artista, es el oído y la posibilidad de controlar su voz. Y Marie Fredriksson muestra aquí su fantástica musicalidad.

Mirad cuando Fredriksson canta “Ännu doftar kärlek” a capella, sin ningún instrumento de fondo.

No puedo agradecerte lo suficiente por todas tus fantásticas canciones y letras, Marie. Te echo de menos hoy y te echaré de menos para siempre.

Marie Fredriksson hyllar Cornelis – när pianot tystnar visar hon varför hon är en evig stjärna

 

Reseña en el Aftonbladet del último concierto de Gyllene Tider en Halmstad

Ahora se ha acabado realmente.

Gyllene Tider ha dado su último concierto en Suecia.

Y dejan a su querido público y su querida Halmstad de una forma muy bonita e inspirada.

Está claro que quien sabe un mínimo sobre giras de despedida sabe que nunca hay que decir nunca. Mientras haya un interés comercial, ningún artista es peor de lo que es posible cambiar. 

Pero en el caso de Gyllene Tider, realmente no creo que vaya a haber nada más. Han sido la banda más grande de Suecia que no existe desde la primera gira de regreso en 1996, “Återtåget”, cuánto estos cinco niños eternos sienten que iban a dar una vuelta más por el país y cantar sobre estudios, pop y cine en, digamos, diez años.

Por entonces Per Gessle y Mats “MP” Persson habrán cumplido 70 años y el resto habrá pasado la edad de pensionista en Suecia.

Se siente estéticamente mucho más pop razonable y correcto para terminar ahora que aún pueden poner un punto bonito. Lo que sin duda llamaremos el álbum de esta primavera “Samma skrot och korn” y el viaje triunfal que ha sido la gira de este verano. 

En Halmstad las calles están lejos del frío pero bastante grises. Y cuando salgo a dar un paseo por la tarde por la ciudad, no pasa mucho tiempo antes de caminar bajo una lluvia fuerte de verano. 

Lo mejor está por delante por la noche y cuando suena el intro de la cover de “Vill ha ett svar” de Tom Petty en el Brottet, sopla mucho el viento en los abedules que lo rodean pero son vientos agradablemente cálidos y junto con la vista al mar se siente sin duda como un final difícil para Gyllene Tider.

Mientrastanto la orquesta no hace un número más grande por el hecho de terminarse ahora. 

– És un poco nostálgico pero también genial de alguna forma, dice Gessle.

Y lanzan “Marie i växeln”, su vieja cover de Nick Lowe/Mickey Jupp en la que cantan sobre llamar desde el 035, la cual, claro está, es un hit esta noche. Especialmente porque un muy bronceado Niklas Strömstedt, que colaboró y escribió la letra (“ya en 1912” según Gessle), se unió a cantar. Y en los bises Göran Fritzon ha buscado su vieja boina y una nueva versión de la camisa de la portada del “Moderna Tider”.

El resto se mantuvo casi idéntico a lo que vi en el estadio de Estocolmo la otra semana, incluyendo los comentarios entre canción y canción. 

Lo cual también implica que el último cambio de marcha recaiga en “Kung av sand” y después simplemente viajar en este gran abanico de hits con éxtasis al máximo en una alegre “Sommartider”. 

Y probablemente se nota en la banda que esta es la última noche. Hay inspiración y dureza, Gessle se mueve tanto que le corre el sudor y cuando los miembros de la banda se juntan para decir un último adiós al público, se ven lágrimas en los ojos en casi todos. 

Gyllene Tider, tocarán de facto de nuevo una última vez, en un concierto benéfico en el Opera de Oslo el 18 de agosto, pero nosotros escogemos esta noche para el detalle. Porque es ahora que se ha terminado en Suecia para la banda más sueca del país en sentido más positivo. 

Ahora tendremos que vivir sin esta especie de fogatas de recuerdos amargos, melodías pegadizas con el Farfisa, estribillos efectivos geniales y la sensación de que la vida puede ser bonita en una ciudad pequeña. 

Somos incontables de los 60,70, 80 y 90 que tenemos canciones como “Leva livet”, “Ljudet av ett annat hjärta” y “Flickan i en Cole Porter-sång” profundamente quemadas tanto en la infancia como en la adolescencia. 

Yo mismo me emocioné con nueve años en Växjö cuando escuché “Flickorna på TV2” en el Poporama” de Kaj Kindvall en P3. Después me hice muy fan cuando conseguí el álbum “Moderna Tider” a través de una revista de navidad en 1981.

Después de eso, la música eternamente pop de Gyllene Tider me ayudó a encontrar Tom Petty, The Kinks y todo lo que era la New Wave y powerpop. Esa adicción al pop me caló tanto que casi 40 años más tarde puedo estar sentado en una habitación de hotel en Halmstad y tener como trabajo escribir esta clase de textos.

Así que gracias por ello. 

Pero gracias sobretodo por la música.

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/LAm22V/stark-sista-forestallning-med-gyllene-tider

Entrevista a Micke Syd en Halmstad en el Aftonbladet

Gyllene Tider han tocado por última vez. 

En el Brottet, en Halmstad, la banda se despidió, con fans, familia y amigos en el público.

-Quedé conmocionado. Gente de todo el mundo había venido para vernos, dice Micke Syd.

Empezaron en casa y terminaron en casa. El saco ha sido atado y Gyllene Tider ha dado su último concierto.

Él batería Micke “Syd” Andersson dice que Gyllene Tider nunca han sonado mejor. Terminar en casa el mismo año que la banda cumple 40 años, es algo que él percibe como algo “mágico” y “fantástico”. 

-És demasiado en estos momentos. Por citar a mi amigo y lirista: “Här kommer alla känslorna på en och samma gång” (aquí llegan todos los sentimientos de una sola vez”), dice Micke a Nöjesbladet.

En el escenario tuvieron como artista invitado a Niklas Strömstedt, que junto con Per Gessle tocó la canción “Marie i växeln”. La noche se redondeó con la canción “När alla vännerna gått hem” y cuando terminó la última canción, Micke Syd se iba a cambiar la chaqueta.

-Cuando me giré había 150 personas con un cartel con la palabra “tack”. Ahí me emocioné.

-¿Tenías lágrimas en los ojos?

-Si, claro. Quedé conmocionado. Gente de todo el mundo había venido a vernos. 

Cuando se anunció por primera vez la gira de despedida, el concierto en Halmstad no estaba planeado, pero cuando Per Gessle enfermó durante la gira y la banda se vio obligada a cancelar dos conciertos, se vieron obligados a mover los conciertos y entonces cambió todo. 

-Entonces empezamos a hablar de terminar en casa, está claro que ha estado en mente todo el tiempo. Debemos terminar en casa, así debe ser. Todo este verano ha sido como un tren de satisfacción y fue un final perfecto. 

Micke Syd lo describe como que todo ha estado en el top, tanto en el escenario como fuera de él. 

-Podemos tocar canciones con la misma energía que cuando teníamos veinte años, pero con mucho más vivido. No puedo explicártelo porque tú no has hecho lo que yo he hecho, pero es un favor poder hacer esto y compartirlo con cinco personas con los que no solemos vernos a menudo en el día a día.

Él cree que hay mucho más nervio cuando tanto el público como la banda saben que es el último concierto. 

-Si vas a a ver a tus favoritos a su último concierto, vas a ir con mucho más sentimiento que si es un concierto en el que sabes que van a volver en dos años. Y nosotros llevamos con nosotros fuertes sentimientos: somos verano, sol, amor y alegria. 

-¿Como aterrizáis tú y la banda después de esto?

-Tendremos una pequeña fiesta esta noche. Algo agradable y tranquilo. Ahora voy a cambiarme de ropa, porque estoy tan sudado que se pararan todos los relojes.

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/a/XgEKPo/gyllene-tider-tog-farval-pa-hemmaplan-mycket-just-nu

Reseña del primer concierto de la gira de Gyllene Tider de Halmstad

Halmstad (3 de 5):
Premier de la gira: Brottet, Halmstad. Público: 10.050 (entradas agotadas). Duración: una hora 40 minutos. Lo mejor: «Flickan i en Cole Porter-sång» y «Ljudet av ett annat hjärta». Lo peor: «Tuffa tider» y «Låt denna trumslagarpojke sjunga!» probablemente es lo único que no empeora por culpa del tiempo.
Los artistas se las apañan bien con el mal tiempo.
Pero esto fue otra cosa.
Poco a poco el viento casi sacude las hojas de los abedules alrededor del escenario. Y la lluvia arroja agua helada a las caras de la gente.
Una cosa es estar escuchando «Sommartider» una noche cálida bajo unas nubes débiles. Otra cosa totalmente distinta es escuchar como el estribillo se desvanece en un tiempo atmosférico típicamente británico a principios de julio.
Las giras de Gyllene Tider se han hecho tan populares que hoy en día se asocian los veranos a ellos.
«Återtåget» en 1996, donde entre otras fue introducida «Gå och fiska» para alegría de muchos.
La del 25 aniversario en 2004 fue celebrada con una gira de récord que pocos superarán. Más de medio millón de personas se pusieron los shorts, manga corta y gafas de sol y emigraron a los conciertos. El grupo, justamente como los influencers hoy en día, estaban exactamente en todas partes.
Y en 2013 volvieron a salir de gira. Tenían a sus espaldas el álbum «Dags att tänka på refrängen» pero ningún hit de oro.
Allí empezó a desvanecerse.
La gira de verano nueve años antes no iba a repetirse. A pesar de que la banda solo había salido de gira tres veces en 17 años, parecía más y más una repetición.
Quizá era el momento de pensar en dejarlo. Ese momento ha llegado ahora. Después de 40 años, finalmente ha llegado el momento de la última gira.
Puede leerse tanto como sea posible en álbumes, artistas y conciertos que no existen. Pero el grupo no está tan tenso este año. A diferencia de 2013, realmente no hay expectativas en el aire.
Gyllene Tider no está aquí para batir ningún récord, viajan por el país diciendo adiós. También da la sensación que los miembros de la banda respiran y relajan los hombros, una actitud que encaja perfectamente con la «banda hobby» más grande de Suecia.
En muchos sentidos, devuelven la música al garaje donde una vez empezaron.
Hay un ataque libre y relajado en varias canciones que parece como un nuevo comienzo. Los mejores momentos brillan por una energía powerpop no sentimental, astuta, divertida y bien reputada.
El concierto es sobretodo un recordatorio sobre lo que nadie va a escribir y volverán a tocar encantadoras melodías pop de Halmstad de la misma manera.
Pero este estreno puede considerarse como un ensayo bajo la lluvia obligatorio.
Pronto se acaba. Y hay un potencial aquí que no va a enfriarse, al contrario.
Por encima de todo habría que estar allí cuando suene «När alla vännerna gått hem» por última vez en Ullevi en agosto.

Puntuación de las canciones:

«Skicka ett vykort, älskling» (4 de 5)
Comienzo genial que vuelve a cuando empezó todo. La primera canción en la cara a del álbum de debut, la cover de «Send me a postcard» de Shocking Blues.
«Juni, juli,augusti» (3 de 5):
Más powerpop, que solo puede sonar en el Halmstad de Gessle.
«Vanliga saker» (3 de 5)
Las nuevas canciones normalmente son tan bienvenidas como la caspa. Pero esta es una buena bagatela de Farfisa.
«Det hjärta son brinner» (3 de 5)
Pop sueco a lo Tom Petty de 1981.
«Vandrar i ett sommarregn» (3 de 5)
¿No han tocado Gyllene Tider esta en directo? ¿Es así? Suena inverosímil cuando Per presenta una de las mejores canciones del grupo de 1982 y la nombra como un estreno. La canción, desgraciadamente, desaparece en parte.
«Flickorna på tv2» (3 de 5)
Emocionante new wave-reggae con letra que ha envejecido. Per: «hoy en día no podría haberse escrito esta canción». No, por suerte.
«(Dansar inte lika bra som) sjömän» (3 de 5)
La propia definición de una puntuación de 3
«Det kändes inte som maj» (2 de 5)
De nuevo una nueva canción. Seguramente más divertida para la banda que para nosotros.
«Flickan i en Cole Porter sång» (4 de 5)
«Needles and pins» ha conseguido muchas continuaciones. Esta es una de las más bonitas.
«Tuffa tider» (2 de 5)
Reggae-ukulele
«Låt denna trumslagarpojke sjunga!» (1 de 5)
Se vuelve inevitablemente un poco más «Diggiloo» cuando Micke «Syd» Andersson canta una canción fresca que es casi tan buena como «Min tjej och jag». Pero Micke hace un plus obligatorio con proeza.
«Kung av sand» (2 de 5)
El ritmo grave aquí no le hace ningún favor a la canción. Ha tenido altos más altos en ocasiones anteriores.
«En sten vid en sjö i en skog» (3 de 5)
Una canción sobre sentarse en una piedra y pensar sobre la vida y llegar a… «Hey-hey».
«Ljudet av ett annat hjärta» (4 de 5)
No es un verano Gyllene Tider sin esta fantástica aportación de órgano.
«Ska vi älska så ska vi älska till Buddy Holly» (3 de 5)
La música suena como si Marc Bolan conduciera una máquina de hielo en una sala de hockey sueca. Y no es ningún error.
«Leva livet» (3 de 5)
Difícil vivir la vida cuando la lluvia y el viento te dan en la cara en esta canción.
«Tylö sun» (3 de 5)
Gyllene golpea los hits que distraían a muchos motoristas que pasaron junto a la gasolinera a lo largo de los años.
«Skrot och korn» (3 de 5)
En medio de la lluvia furiosa, se agradece el ambiente a lo Crowded House.
«Det är över nu» (3 de 5)
Bajo otras circunstancias seguramente esta habría quedado tan «boom-boom-boom» como la letra.
«Gå och fiska!» (3de 5)
Hay un ataque en esta canción que definitivamente no se escuchaba en la gira anterior.
«När vi två blir en» (3 de 5)
Pop adolescente y reggae de Tylösand se acoplan el uno al otro
«Sommartider» (3 de 5)
Realmente se aprecia en encuadre profundamente irónico del patrón de verano esta noche. Casi tanto como ver saltar a Gessle descalzo.
«När alla vännerna gått hem» (3 de 5)
La impresión vendrá a finales de verano cuando el ambiente y la armónica no sea tragado por un monzón de Halland.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/P9aJB7/gyllene-tider-regnar-nastan-sonder