Entrevista a Micke Syd en Halmstad en el Aftonbladet

Gyllene Tider han tocado por última vez. 

En el Brottet, en Halmstad, la banda se despidió, con fans, familia y amigos en el público.

-Quedé conmocionado. Gente de todo el mundo había venido para vernos, dice Micke Syd.

Empezaron en casa y terminaron en casa. El saco ha sido atado y Gyllene Tider ha dado su último concierto.

Él batería Micke “Syd” Andersson dice que Gyllene Tider nunca han sonado mejor. Terminar en casa el mismo año que la banda cumple 40 años, es algo que él percibe como algo “mágico” y “fantástico”. 

-És demasiado en estos momentos. Por citar a mi amigo y lirista: “Här kommer alla känslorna på en och samma gång” (aquí llegan todos los sentimientos de una sola vez”), dice Micke a Nöjesbladet.

En el escenario tuvieron como artista invitado a Niklas Strömstedt, que junto con Per Gessle tocó la canción “Marie i växeln”. La noche se redondeó con la canción “När alla vännerna gått hem” y cuando terminó la última canción, Micke Syd se iba a cambiar la chaqueta.

-Cuando me giré había 150 personas con un cartel con la palabra “tack”. Ahí me emocioné.

-¿Tenías lágrimas en los ojos?

-Si, claro. Quedé conmocionado. Gente de todo el mundo había venido a vernos. 

Cuando se anunció por primera vez la gira de despedida, el concierto en Halmstad no estaba planeado, pero cuando Per Gessle enfermó durante la gira y la banda se vio obligada a cancelar dos conciertos, se vieron obligados a mover los conciertos y entonces cambió todo. 

-Entonces empezamos a hablar de terminar en casa, está claro que ha estado en mente todo el tiempo. Debemos terminar en casa, así debe ser. Todo este verano ha sido como un tren de satisfacción y fue un final perfecto. 

Micke Syd lo describe como que todo ha estado en el top, tanto en el escenario como fuera de él. 

-Podemos tocar canciones con la misma energía que cuando teníamos veinte años, pero con mucho más vivido. No puedo explicártelo porque tú no has hecho lo que yo he hecho, pero es un favor poder hacer esto y compartirlo con cinco personas con los que no solemos vernos a menudo en el día a día.

Él cree que hay mucho más nervio cuando tanto el público como la banda saben que es el último concierto. 

-Si vas a a ver a tus favoritos a su último concierto, vas a ir con mucho más sentimiento que si es un concierto en el que sabes que van a volver en dos años. Y nosotros llevamos con nosotros fuertes sentimientos: somos verano, sol, amor y alegria. 

-¿Como aterrizáis tú y la banda después de esto?

-Tendremos una pequeña fiesta esta noche. Algo agradable y tranquilo. Ahora voy a cambiarme de ropa, porque estoy tan sudado que se pararan todos los relojes.

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/a/XgEKPo/gyllene-tider-tog-farval-pa-hemmaplan-mycket-just-nu

Reseña del primer concierto de la gira de Gyllene Tider de Halmstad

Halmstad (3 de 5):
Premier de la gira: Brottet, Halmstad. Público: 10.050 (entradas agotadas). Duración: una hora 40 minutos. Lo mejor: «Flickan i en Cole Porter-sång» y «Ljudet av ett annat hjärta». Lo peor: «Tuffa tider» y «Låt denna trumslagarpojke sjunga!» probablemente es lo único que no empeora por culpa del tiempo.
Los artistas se las apañan bien con el mal tiempo.
Pero esto fue otra cosa.
Poco a poco el viento casi sacude las hojas de los abedules alrededor del escenario. Y la lluvia arroja agua helada a las caras de la gente.
Una cosa es estar escuchando «Sommartider» una noche cálida bajo unas nubes débiles. Otra cosa totalmente distinta es escuchar como el estribillo se desvanece en un tiempo atmosférico típicamente británico a principios de julio.
Las giras de Gyllene Tider se han hecho tan populares que hoy en día se asocian los veranos a ellos.
«Återtåget» en 1996, donde entre otras fue introducida «Gå och fiska» para alegría de muchos.
La del 25 aniversario en 2004 fue celebrada con una gira de récord que pocos superarán. Más de medio millón de personas se pusieron los shorts, manga corta y gafas de sol y emigraron a los conciertos. El grupo, justamente como los influencers hoy en día, estaban exactamente en todas partes.
Y en 2013 volvieron a salir de gira. Tenían a sus espaldas el álbum «Dags att tänka på refrängen» pero ningún hit de oro.
Allí empezó a desvanecerse.
La gira de verano nueve años antes no iba a repetirse. A pesar de que la banda solo había salido de gira tres veces en 17 años, parecía más y más una repetición.
Quizá era el momento de pensar en dejarlo. Ese momento ha llegado ahora. Después de 40 años, finalmente ha llegado el momento de la última gira.
Puede leerse tanto como sea posible en álbumes, artistas y conciertos que no existen. Pero el grupo no está tan tenso este año. A diferencia de 2013, realmente no hay expectativas en el aire.
Gyllene Tider no está aquí para batir ningún récord, viajan por el país diciendo adiós. También da la sensación que los miembros de la banda respiran y relajan los hombros, una actitud que encaja perfectamente con la «banda hobby» más grande de Suecia.
En muchos sentidos, devuelven la música al garaje donde una vez empezaron.
Hay un ataque libre y relajado en varias canciones que parece como un nuevo comienzo. Los mejores momentos brillan por una energía powerpop no sentimental, astuta, divertida y bien reputada.
El concierto es sobretodo un recordatorio sobre lo que nadie va a escribir y volverán a tocar encantadoras melodías pop de Halmstad de la misma manera.
Pero este estreno puede considerarse como un ensayo bajo la lluvia obligatorio.
Pronto se acaba. Y hay un potencial aquí que no va a enfriarse, al contrario.
Por encima de todo habría que estar allí cuando suene «När alla vännerna gått hem» por última vez en Ullevi en agosto.

Puntuación de las canciones:

«Skicka ett vykort, älskling» (4 de 5)
Comienzo genial que vuelve a cuando empezó todo. La primera canción en la cara a del álbum de debut, la cover de «Send me a postcard» de Shocking Blues.
«Juni, juli,augusti» (3 de 5):
Más powerpop, que solo puede sonar en el Halmstad de Gessle.
«Vanliga saker» (3 de 5)
Las nuevas canciones normalmente son tan bienvenidas como la caspa. Pero esta es una buena bagatela de Farfisa.
«Det hjärta son brinner» (3 de 5)
Pop sueco a lo Tom Petty de 1981.
«Vandrar i ett sommarregn» (3 de 5)
¿No han tocado Gyllene Tider esta en directo? ¿Es así? Suena inverosímil cuando Per presenta una de las mejores canciones del grupo de 1982 y la nombra como un estreno. La canción, desgraciadamente, desaparece en parte.
«Flickorna på tv2» (3 de 5)
Emocionante new wave-reggae con letra que ha envejecido. Per: «hoy en día no podría haberse escrito esta canción». No, por suerte.
«(Dansar inte lika bra som) sjömän» (3 de 5)
La propia definición de una puntuación de 3
«Det kändes inte som maj» (2 de 5)
De nuevo una nueva canción. Seguramente más divertida para la banda que para nosotros.
«Flickan i en Cole Porter sång» (4 de 5)
«Needles and pins» ha conseguido muchas continuaciones. Esta es una de las más bonitas.
«Tuffa tider» (2 de 5)
Reggae-ukulele
«Låt denna trumslagarpojke sjunga!» (1 de 5)
Se vuelve inevitablemente un poco más «Diggiloo» cuando Micke «Syd» Andersson canta una canción fresca que es casi tan buena como «Min tjej och jag». Pero Micke hace un plus obligatorio con proeza.
«Kung av sand» (2 de 5)
El ritmo grave aquí no le hace ningún favor a la canción. Ha tenido altos más altos en ocasiones anteriores.
«En sten vid en sjö i en skog» (3 de 5)
Una canción sobre sentarse en una piedra y pensar sobre la vida y llegar a… «Hey-hey».
«Ljudet av ett annat hjärta» (4 de 5)
No es un verano Gyllene Tider sin esta fantástica aportación de órgano.
«Ska vi älska så ska vi älska till Buddy Holly» (3 de 5)
La música suena como si Marc Bolan conduciera una máquina de hielo en una sala de hockey sueca. Y no es ningún error.
«Leva livet» (3 de 5)
Difícil vivir la vida cuando la lluvia y el viento te dan en la cara en esta canción.
«Tylö sun» (3 de 5)
Gyllene golpea los hits que distraían a muchos motoristas que pasaron junto a la gasolinera a lo largo de los años.
«Skrot och korn» (3 de 5)
En medio de la lluvia furiosa, se agradece el ambiente a lo Crowded House.
«Det är över nu» (3 de 5)
Bajo otras circunstancias seguramente esta habría quedado tan «boom-boom-boom» como la letra.
«Gå och fiska!» (3de 5)
Hay un ataque en esta canción que definitivamente no se escuchaba en la gira anterior.
«När vi två blir en» (3 de 5)
Pop adolescente y reggae de Tylösand se acoplan el uno al otro
«Sommartider» (3 de 5)
Realmente se aprecia en encuadre profundamente irónico del patrón de verano esta noche. Casi tanto como ver saltar a Gessle descalzo.
«När alla vännerna gått hem» (3 de 5)
La impresión vendrá a finales de verano cuando el ambiente y la armónica no sea tragado por un monzón de Halland.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/P9aJB7/gyllene-tider-regnar-nastan-sonder

 

Entrevista a Gyllene Tider en el Aftonbladet

Sommartider hej då (adiós verano).
Gyllene Tider empiezan su despedida a contraviento. La lluvia hizo hizo que el 40 aniversario quedara un poco más corto y más frío de lo planeado.
-Desechamos algunas canciones, dice Per Gessle. El segundo concierto en Halmstad será diferente.
Para el público hubo chubascos alternos. En el escenario también hubo lluvia.
-Los dedos se ponen rígidos, dice Anders Herrlin.
-Afecta al sonido y las guitarras se desafinan todo el tiempo, dice Mats Persson. Y no te atreves a ir hasta el borde del escenario.
-No quieres caer abajo, dice Micke Andersson. O hacer un Dave Grohl y romperte una pierna.
Pero quedaron satisfechos después de la premier. Donde la banda, irónicamente, por primera vez en una gira tocaron «Vandrar i ett sommarregn». Una canción que gusta a los cinco. En el álbum «Puls» de 1982 hacía las voces en la canción Eva Dahlgren.
-No hemos podido hacerla ya que nos ha faltado una voz femenina, dice Mats Persson.
-Pero de hecho la tocamos una vez en un programa de TV, dice Göran Fritzon. Entonces estuvo Marie Fredriksson.
Este verano Gyllene Tider están reforzados con Dea Norberg y Malin-My Wall en las voces y ahora puede estar «Vandrar i ett sommarregn». Malin-My Wall toca también toca violín y acordeón.
Este verano cada canción tiene su propia forma visual en el escenario. Detrás de la banda se muestran diferentes fotos y filmaciones.
-Hemos participado y discutido todos sobre las filmaciones, dice Per Per Gessle. Ya que es la cuarta vez que salimos de gira así, queríamos que fuera algo nuevo.
El tema es que hay muchas más filmaciones de fondo hechas ya que decidimos después qué canciones íbamos a tocar. Y el setlist puede seguir variando. Según mi experiencia pasan 35 conciertos antes de que todo se asiente. Desgraciadamente nosotros no damos tantos conciertos…
Micke Andersson cantó la canción «Låt denna trumslagarpojke sjunga!».
-Fue muy divertido. Es genial salir como cara visible a los 58 años. Espero que sea un «buen momento» del concierto, dice Micke Andersson.
La canción está en el último álbum, «Samma skrot och korn», que salió hace unas semanas. Gyllene Tider tocaron alguna canción más de ese álbum.
-Vamos a hablar de cómo fue y las sensaciones con las nuevas canciones, dice Anders Herrlin.
-Yo pienso que fueron bien, dice Per Gessle.
-Y aquí terminamos de hablarlo, dice Anders Herrlin y todos ríen.

 

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/a/9vx1dl/regnet-kortade-gyllene-tiders-premiar
 

 

Reseña del nuevo disco de Gyllene Tider en el Kristianstadsbladet, Aftonbladet y Expressen


Kristianstadsbladet (4 de 5)
Las primeras canciones del último disco de Gyllene Tider parecen más bien querer traer la imagen que muchos tienen de una banda pop con una docena de hits. A veces es brillantemente Gessle, a veces es textualmente vergonzoso, o ¿qué hay de títulos como «Jag drömde jag mötte fluortanten»?
Pero cuando Per Gessle adquiere un verdadero clásico de Sven-Ingvars, «Någon att hålla i hand», «Samma skrot och korn» coge velocidad de verdad. El saxofón de la original se ha cambiado por el órgano Farfisa en la versión de la banda de Halmstad. El placer de tocarla y el homenaje son obvios, especialmente cuando Gessle está detrás de uno de los éxitos de Sven-Ingvars en los 90, «Högt i det blå».
Varias de las siguientes canciones tienen potencial de llegar alto en las listas de P4, y debe interpretarse como algo positivo. Además la banda ha dado un giro con unos arreglos de coros bonitos al final de «Bjud till!», una de las mejores canciones del disco. Por fin Micke «Syd» Andersson consigue probar en el papel de voz principal en «Låt denna trumslagarpojke sjunga», con acompañamiento «unchained melody» a lo Håkan Hellström.
Un resumen digno de los 40 años de Gyllene Tider en la historia del pop sueco, que como mínimo debería convertirse en un clásico como su ep de 1996.

Aftonbladet (3 de 5)
Gyllene Tider pone un bonito punto final con pop adulto.
El álbum anterior «Dags att tänka på refrängen», que probablemente muchos creyeron que iba a ser el último disco de Gyllene Tider, estaba lleno de auto referencias e hilarante pop. La ambición parecía ser entregar el mayor sentimiento posible de Gyllene Tider.
En «Samma skrot och korn», que se ha dicho ser el último disco de Gyllene Tider, la más grande de las orquestas de entretenimiento de Suecia piensa un poco diferente.
Siguen queriendo ser la misma banda de Halmstad que dominó los parques del país en los 80 pero también dejar los 40 años que han pasado desde que empezaron en la música.
Y consiguen captar la esencia de Gyllene Tider de una manera un poco diferente.
Que esta banda siga siendo genuinamente querida por la gente, está claro que es sobretodo por los incontables hits de Per Gessle. Pero también porque a pesar de sus influencias powerpop inglesas y americanas, son absolutamente un producto de la vieja Suecia, en que la música pop era formada de lo que se tenía en la esquina ya que el gran mundo estaba muy lejos de la mayoría.
Que Gyllene Tider aquí haga una versión del éxito sueco de Sven-Ingvars «Någon att hålla i hand» de 1965 encaja totalmente, ya que las dos bandas tienen influencias de Beatles y Tom Petty.
Captan un sentimiento parecido en las fotos de adolescencia en blanco y negro de la portada del disco así como en el single «Jag drömde jag mötte fluortanten» y sobretodo en «Henry har en plan på gång», con una letra que casi podría haber estado prestada de Torsson, maestro sueco del rock.
Pero nunca es así de fácil. El ambiente suele estar más cercano de lo agridulce, el pop más arreglado en los discos suecos de Gessle en solitario, incluso el Farfisa de Göran Fritzon colorea las canciones y Micke «Syd» Andersson vuelve a cantar una canción («Låt denna trumslagarpojke sjunga!», en muchos sentidos la «Min tjej och jag» de este disco).
Algunos aspectos son casi familiares, pero la idea de hacer un disco con una banda pop madura funciona bien.
Especialmente gracias a algunas baladas fuertes, como la acústica «Vid hennes sida» y «Bara i en dröm», con un toque country suave al estilo de los dos últimos discos de Gessle.
Podrían estar incluidas en la lista de clásicos en la lista de este verano.

Mejor canción: «Allt det andra». Powerballad exquisitamente orquestada. No es la canción «más» Gyllene Tider, pero sí un buen punto final en una clásica carrera pop.
Sabías que: el álbum fue grabado en el estudio La Fabrique en Francia, en St Remy-de-Provence, donde han grabado anteriormente Nick Cave, Morrissey, Rammstein y Kent.
Escucha también: el anterior disco de Gyllene Tider, «Dags att tänka på refrängen, así como sus tres primeros discos, el recopilatorio de Torsson «Hälften vore nog» y el recopilatorio de Sven-Ingvars «Musik vi minns».

https://www.aftonbladet.se/nojesbladet/musik/a/6j5xgo/gyllene-tider-satter-fin-punkt-med-vuxen-pop

 

Expressen (2 de 5)

Gyllene Tider evita el planchazo en el último disco.
La era «gyllene» (dorada) arrancó seriamente con el álbum de debut de 1980 y terminó en 1982 con el álbum «Puls».
Todo lo que ha venido después ha sido otra cosa.
Cuando Gyllene Tider, en 1984, sacó el disco en inglés «Heartland Café» -editado en USA bajo el nombre Roxette- la banda no se había disuelto. Pero se había convertido en otra cosa. «Heartland Café» fue el principio del final, pero también el principio de algo aún más grande, Roxette de Marie Fredriksson y Per Gessle, que se formó en 1986.
Lo único en la historia de Gyllene Tider es el gran regreso en 1995 (con «Det är över nu» y «Kung av sand»), la gran gira el año siguiente y los regresos que han llegado a nuevas generaciones de fans.
La gira de verano de 2004 arrastró medio millón de espectadores. Casi 25 años después de haber creado la histeria, de repente llenaron Ullevi por primera vez.
Está claro que se trata de nostalgia -solo hay que ver las listas de canciones- pero Gyllene Tider en cada ocasión se han puesto un desafío sacando nuevo material. Han suministrado al público con nuevas canciones y al mismo tiempo han encontrado nuevos ángulos para sus conciertos.
La banda dice que «Skrot och korn» es su último disco, que se han acabado las giras después de esta gira.
Parece lógico cuando se escuchan las 14 canciones.
Este es el sonido de una banda que, con todo el derecho, están satisfechos de lo que han proporcionado. Que no hacen música por ningún motivo en especial sino por lo más importante, porque es divertido.
Per Gessle es un orfebre muy hábil de que la actuación final termine con un planchazo. Está lleno de juego de palabras en las letras, bonitos solos de órgano, guitarras acústicas y harmonías veraniegas. Pero hay pocas canciones que realmente agarren y se queden. Una señal de que esta fantástica banda pop probablemente no tenga más discos.
Es un poco típico que la canción más fuerte sea una versión de «Någon att hålla i hand». Pero también tiene bastante encanto.

 

https://www.expressen.se/noje/gyllene-tider-undviker-magplask-pa-sista-skivan/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Artículo sobre Gyllene Tider en Expressen

Gessle revela la grieta en Gyllene Tider: extraños
Gyllene Tider fue empezado como un grupo de amigos adolescentes a finales de los años 70. Hoy en día ya no se juntan.
Pero Gessle explica en una entrevista con Svenska Dagbladet que ahora la banda entra en el estudio para conocerse los unos a los otros de nuevo ante la gira de despedida:
-Si no lo hiciésemos de esta manera, habría el riesgo de que de repente cinco extraños tocaran música pop de antes delante de 150.000 personas, dice Per Gessle a SvD.
Gyllene Tider es una de las clásicas bandas pop de Suecia. El grupo se formó en Halmstad a finales de los 70 y tocaron juntos hasta 1985.
Desde entonces la banda ha regresado varias veces, y este verano es el momento de una gira de despedida.
Pero los miembros que han tocado juntos desde el álbum de debut homónimo de 1980 (Per Gessle, Mats Persson, Anders Herrlin, Göran Fritzon y Micke «Syd» Andersson), ya no se juntan.
-Tenemos buenas relaciones dentro de la banda pero casi nunca nos juntamos. Yo trabajo con Mats Persson en el estudio de Halmstad de vez en cuando, Anders Herrlin estuvo conmigo en Nashville cuando grabamos mis dos álbumes en solitario «En vacker natt» y «En vacker dag», pero los demás, en principio, solo los sigo en Facebook. Pero durante la grabación de un disco, inmediatamente encontramos nuestros roles originales. Realmente creo que necesitamos encontrar la electricidad para poder salir de gira juntos, dice Per Gessle a SvD y sigue:
-Si no lo hiciésemos de esta manera, habría el riesgo de que de repente cinco extraños tocasen música pop de antes delante de 150.000 personas. Tenemos que entrar los unos con los otros de alguna forma. En lugar de viajar por ejemplo a Mallorca y estar dos semanas de fiesta juntos, es más efectivo grabar nuevas canciones.
Per Gessle dice a SvD que ya ha empezado a escribir canciones para el nuevo disco, que el nombra «el último disco» de Gyllene Tider.
El álbum será grabado en Francia, ha explicado la banda anteriormente.
-Es la primera vez que viajamos al extranjero a grabar, así que será increíblemente divertido. Per ha grabado demos bastante sencillas para dejar todas las puertas abiertas para hacer los arreglos de las canciones todos juntos. Ya que llegaremos todos con diferentes ideas, pueden ocurrir cosas bastante inesperadas, como por ejemplo cuando probamos el ritmo reggae en una canción con ukulele, la cual se convirtió en «Tuffa Tider», dijo Mats «MP» Persson en un comunicado de prensa en enero.

 

https://www.expressen.se/noje/gessle-avslojar-sprickan-i-gyllene-tider-framlingar/